Publicado el

¿Quién fue Menéndez Pelayo y cuál es su legado?

¿Quién fue Menéndez Pelayo y cuál es su legado?

¿Quién fue Menéndez Pelayo y cuál es su legado?

Fallecido en Santander el 19 de Mayo de 1912, Marcelino Menéndez Pelayo sigue vivo en nombres de calles e instituciones españolas, entre las que destaca la UIMP – Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Sin embargo, actualmente es un gran desconocido para el gran público. ¿Por qué?

Escritor, erudito y católico ortodoxo de impúdicas costumbres, fue honrado por un franquismo que adoptó sus ideales y rebautizó la Universidad Internacional de Verano de Santander con su nombre. Condenado al ostracismo por ensalzar un tradicionalismo católico venido a menos como volkgeist de España, Marcelino Menéndez Pelayo será recordado hasta nuestros días por las oscuras reflexiones de Historia de los heterodoxos españoles; a pesar de haber sido un personaje relevante en las más altas instituciones culturales de su tiempo y contar con más de 30.000 páginas de obra escritas.

Tal vez por ello, en Linkgua hemos querido recuperar su obra más polémica editando sus ocho tomos, un texto imprescindible para hispanistas e historiadores de las religiones en España. Existen dos motivos principales por los cuales resulta interesante la lectura de Historia de los heterodoxos españoles. El primero es que nos permite conocer de primera mano el “Ser de España” o la identidad nacional predominante en el país hasta hace más bien poco. Necesitamos conocer nuestro pasado para entender nuestro presente y los debates intelectuales que permanecen abiertos. Y, en ese aspecto, la Historia de los heterodoxos es una verdadera obra de referencia para los sectores más tradicionalistas. En segundo lugar, tal como suele ocurrir con los índices de libros prohibidos, la obra es todo un caramelo para los disidentes de la corriente defendida por el autor, ya que recopila, aunque sea para criticarlo duramente, el pensamiento de decenas de heterodoxos españoles que, de otro modo, habrían caído en el más absoluto olvido. Este es el caso de autores tan vigentes como José María Blanco White o Tristán de Jesús Medina, también publicados por Linkgua.

Para terminar, si queréis otra perspectiva, podéis leer este artículo: El País. No faltan motivos para recordar el legado de Marcelino Menéndez Pelayo.

 

Publicado el

Nueva imagen

Nueva imagen. Libros de Linkgua

Nueva imagen

Nos complace muchísimo comentar que Mario Eskenazi ha diseñado Nueva imagen. Nuestro nuevo logo y nuestras nuevas portadas genéricas.
No creo necesario presentar a Mario, por lo menos la mitad de Barcelona ha sido diseñada por él. Personalmente lo conocí hace algunos años cuando coincidimos en la editorial Paidós, por entonces yo era editor (de mesa) y Mario diseñaba varias colecciones.
Quedan en la memoria de los lectores sus portadas de entonces:

Mario Eskenazi-Paidós
Mario Eskenazi-Paidós

Ahora Mario nos ha dado un serie de portadas con colores y tipos diferenciados. En mi opinión son una valiente continuidad de los interiores de nuestros libros, inspirados en mi apreciado libro “La nueva tipografía” de Jan Tschichold. Nosotros queríamos dinamizar nuestras portadas dentro de una exigencia inevitable: que fuesen portadas genéricas.
Aquí está el resultado. Esperamos seguir trabajando Mario. Hay mil cosas más que queremos hacer con él.

Publicado el

Los clásicos digitales

Francisco López de Gómara

Los clásicos digitales

En un catálogo de clásicos las historias se entrecruzan y llevan de un libro a otro. Por ejemplo, el lector que tropiece con la Historia general de las Indias de Francisco López de Gómara tal vez no pueda evitar seguir leyendo otros libros relacionados. La Historia general de las Indias fue escrito en Argelia y, aunque Gómara nunca estuvo en el Nuevo mundo, estaba informado de muchos acontecimientos militares y conoció a fondo las intrigas políticas de su época porque era secretario y capellán de Hernán Cortés.

Hernán Cortés
Hernán Cortés

Éste no sólo había conquistado un imperio en América sino que en 1541 invadió Argelia bajo el mandato de Carlos I de España y allí, en una expedición condenada al fracaso, relató a su secretario los pormenores de su hazaña americana. Más tarde, el Inca Garcilaso de la Vega, quien consideraba ofensivo el libro de López de Gómara, lo increpó en un encuentro fortuito en Valladolid, indignado ante lo que en su opinión era una calumnia a la memoria latinoamericana.

Inca Garcilaso de Vega
Inca Garcilaso de la Vega

El «Inca» había combatido con las fuerzas cristianas contra los moriscos rebeldes de La Alpujarra a finales del siglo XVI y también sirvió a los ejércitos españoles en Italia. De modo que, en aquella época, mientras se expulsaba a los moriscos y los judíos de España, llegaban al país los «incaicos» para servir en el ejército más poderoso del mundo. Curiosamente, el Inca combatió en España contra el mundo árabe, que luchaba por defender sus tradiciones con la misma fiereza con que él mismo trataba de reivindicar su pasado aborigen. La Historia general de las Indias, los Comentarios reales y el Memorial en defensa de las costumbres moriscas, de Francisco Núñez Muley, texto clave para entender la rebelión de los moriscos, muestran las complejas relaciones  a que daba lugar el imperio hispano. De esta situación peculiar nace también una peculiar literatura clásica. Pero ¿cómo llega el lector a conocer estas relaciones? Sin duda alguna leyendo. No obstante, hoy las nuevas tecnologías nos permiten editar de un modo en que se sugieran estas relaciones sin los pesados, complejos y costosos aparatos críticos de antaño. La edición post impresa nos permite exponer estas relaciones a los lectores (mediante mapas, enlaces a obras relacionadas, aplicaciones que permitan realizar búsquedas o comparaciones entre los textos). Hemos dejado atrás la era de la cultura marcada por la reproductibilidad mecánica y entramos en la era de la cultura marcada por la conectividad.

Publicado el

Search Inside: Todos nuestros libros en Google Books

Search Inside: Todos nuestros libros en Google Books

Search Inside: Todos nuestros libros en Google Books

Sin duda alguna, para los lectores Google Books es una biblioteca universal incomparable. Pero también es una herramienta inmensamente útil para los editores y los investigadores cuando necesitan consultar alguna cita o pasaje. Hace unos años, el simple hecho de averiguar si existía alguna edición de un texto, o de localizar alguna cita para incluirla en una obra, podía representar horas de trabajo, y lamentablemente muchas veces era infructuoso. Gracias a la iniciativa de Google y de los editores que acceden a mostrar sus ediciones en Books (parcial o totalmente), hoy los lectores curiosos pueden darse una idea de qué trata un texto determinado, y los investigadoreso o los editores pueden realizar su trabajo mucho mejor, algo que también beneficia finalmente a los lectores.  Al contrario de lo que piensan algunos autores o editores muy celosos de su trabajo, a nosotros nos parece que ofrecer la posibilidad de que alguien conozca la existencia de nuestros libros y pueda comprobar hasta qué punto satisfacen sus necesidades o su curiosidad, es una ventaja indiscutible para todos los que participamos en la industria del libro, desde los lectores hasta otros colegas editores, a cuyo trabajo podemos referir debidamente. Por eso hemos subido los 1.400 títulos de Linkgua a Google Books, donde podréis ver un 30% del contenido de todos ellos.

Publicado el

Los raros de Rubén Darío

Los raros

Los raros de Rubén Darío en la mesa de edición

Hace algún tiempo que queríamos publicar Los raros de Rubén Darío. Más de una vez pensamos en comprar alguna de las ediciones agotadas para abordar una nueva edición de la obra, pero la realización de algunos otros proyectos había demorado hasta hoy este trabajo. Y como más de una vez nuestros lectores nos han preguntado qué criterios justifican realizar cambios en el texto de un clásico, nos gustaría aprovechar la edición de esta obra para explicar en qué consiste nuestro trabajo.

Los raros, son un grupo de autores contemporáneos de Darío a los que éste defiende casi como emblemas de su época y de la literatura de finales del siglo XIX y principios del XX. Darío retrata, desde una perspectiva que no es sólo literaria sino también vital, a autores tan disímiles como Edgar Allan Poe, un casi mítico Conde de Lautreamont (del que por entonces apenas habían ediciones), Leconte de Lisle, Ibsen, Verlain, Villiers de L’Isle-Adam y José Martí. Puesto que el poeta conoció a la mayoría de los autores a los que se refiere, habla de sus temperamentos con el mismo entusiasmo con que habla de sus obras. Y así, Los raros no es sólo una exaltación de la literatura sino también de una forma de vida asociada a ella, ajena a las modas y a la gran industria. Darío parece sentirse obligado a rendir homenaje a estos autores, salvándolos de la indiferencia o del olvido. Pero además de referirse a sus autores de culto, Darío habla entre líneas de la obra de otros muchos escritores de la época franceses, ingleses, griegos, americanos y latinoamericanos, a los que vemos moverse en el ambiente febrilmente creativo del París de la última década del siglo XIX.

Pues bien, nuestra edición de Los raros parte de la editorial Mundo latino (Madrid, 1918), si bien hemos consultado algunas mas recientes. La edición original, aunque editada con esmero, adolecía de irregularidades en los nombres propios y topónimos, que aparecen a lo largo del libro con diferentes ortografías, citados unas veces en el idioma original y otras traducidos al castellano. Asimismo, hemos actualizado el uso de los acentos en:

fué: fue

fuí; fui

á: a

Por otra parte, hemos restituido los acentos franceses de los apellidos de ciertos autores, cuando ello servía para unificarlos. La lista sería un poco más extensa pero se trata en todos los casos de cuestiones de este tipo. Por último, la edición que proponemos no incorpora apenas nuevas notas. Nuestra idea es ofrecer siempre una primera edición con el menor aparato crítico, a partir de la cual sea posible publicar tantas como los académicos necesiten y nos pidan, adaptadas cada una de ellas a las necesidades más específicas.