La democracia global

Las batallas «ideológicas»
La CIA no derrumbó el muro de Berlín. Radio Europa Libre, la emisora que durante la guerra fría transmitía propaganda occidental contra el mundo comunista, apenas tuvo sentido si se compara con el efecto seductor de las campañas de publicidad hechas en esos tiempos para vender artículos en Occidente que fueron vistas por ciudadanos del otro lado del telón de acero. La CIA no consiguió que la Europa comunista renunciase a sus ideas y emigrase deseando tener unas Waffle. Y, sin embargo, eso fue lo que pasó con muchos jóvenes y veteranos luchadores por un «mundo mejor». A la CIA no se le hubiera ocurrido subvencionar a Nike para que la gente de esos países emigrase. Tras el discurso ilustrado y unánime de las grandes democracias occidentales habían muchas campañas de marketing actuando como guerrillas sobre el inconsciente del mundo comunista.

 

 

Feed en tiempo de real:

La publicidad hace que millones de inmigrantes atraviesen ríos, desiertos y mares en busca de sueños que en realidad son muy concretos.
Por más que se diga que la publicidad es más efectiva si es breve y sintética, el imaginario de las marcas y sus discursos corporativos son extensos como la Biblia y el Corán y tal vez más pretensiosos.
Párrafos y párrafos personalizados para todos los eslabones de la cadena de producción y consumo indican cómo hacer el producto, cómo venderlo y cómo disfrutarlo.

 

Feed en tiempo de real:

Leave a Reply

Your email address will not be published.