Publicado el

Varona, Enrique José

Enrique José Varona« Volver al índice autores y títulos

Enrique José Varona (Puerto Príncipe, 13-4-1849-La Habana, 19-11-1933). Cursó la primera enseñanza en La Habana y en Camagüey. En 1860 comienza a aprender idiomas. Andando el tiempo llegará a dominar el griego, el latín, el francés, el italiano, el inglés y el alemán. De 1862 a 1866 cursó la segunda enseñanza en las Escuelas Pías de Camagüey. En 1867 su «Oda con motivo de la muerte de Gaspar Betancourt Cisneros» fue premiada en los primeros juegos florales por el Liceo de Puerto Príncipe. Ese mismo año inicia sus colaboraciones literarias en El Fanal, de esa ciudad. En 1868 es elegido para la directiva de la Sección de Literatura y Ciencias de la Sociedad Popular de Santa Cecilia, de Puerto Príncipe. Ese mismo año, al estallar la guerra por la liberación, se incorpora al campo de batalla, pero poco después regresa al hogar por motivos de salud. En 1870 tomó una actitud contraria a la independencia. Figuró en la colección poética Arpas amigas (1879). Colaboró en Almanaque cómico, político y literario de Juan Palomo, El Palenque Literario, La Nueva Era, La Lucha, Revista de Cuba, El Trunco.Ofreció conferencias en el Nuevo Liceo de La Habana, La Caridad del Cerro y la Sociedad Antropológica, de la cual fue presidente. En 1884 es elegido diputado a Cortes por el Partido Liberal Autonomista en representación de su provincia natal. En Madrid se entrevista con el ministro de Ultramar y queda decepcionado del futuro colonial de Cuba. En 1885 regresa a La Habana y al año siguiente se retira del Partido Autonomista. De 1885 a 1895 dirigió la Revista Cubana. Colaboró en La Lucha, La Semana, El País, El Libre Pensamiento, La Habana Elegante, La Ilustración Cubana, El Cubano, El Fígaro. En 1891 obtuvo el título de bachiller en el Instituto de Matanzas y en 1892 y 1893, respectivamente, los de licenciado y Doctor en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. En diciembre de 1894 envió a la Academia de Ciencias el discurso La psicología como ciencia experimental. Por esta época se destaca como defensor del movimiento feminista. Al estallar la guerra en 1895, se trasladó a Nueva York, donde, al morir Martí, asumió la dirección del periódico Patria. En el Steinway Hall, de esa ciudad, pronunció en 1896 las conferencias tituladas El fracaso colonial de España. Al año siguiente, un discurso suyo apareció en el libro Propaganda cubana. Por la independencia (Nueva York, Imprenta de A. W. Howes, 1897). Colaboró en La République Cubaine, revista que dirigía Betances en París. En 1898 regresó a Cuba, donde dirigió por poco tiempo el nuevo Patria. Durante la intervención norteamericana fue secretario de Hacienda y de Instrucción Pública y Bellas Artes. Desde este último cargo emprendió la modernización de la enseñanza mediante el llamado «Plan Varona». En 1900 toma posesión de la cátedra de Lógica, Psicología, Ética y Sociología en la Universidad de La Habana. Poemas suyos aparecieron en la recopilación Arpas cubanas (1904). Pronunció en esta institución una conferencia titulada El imperialismo a la luz de la sociología (1905). En el Partido Conservador Nacional ocupó los cargos de vicepresidente (1907) y de presidente (1912). En el Ateneo de La Habana pronunció un discurso sobre el capital extranjero (1911). Colaboró en Cuba y América, Cuba, La Escuela Moderna, Cuba Pedagógica, Diario de la Marina, El Tiempo, Cuba Contemporánea, Azul y Rosa, La Novela Cubana, Gráfico, Heraldo de Cuba, Social, El Mundo y en publicaciones extranjeras, como Repertorio Americano, de Costa Rica, e Hispanoamérica, de Honduras. Formó parte del consejo de redacción de la Revista de la Facultad de Letras y Ciencias. En 1912 lanza un «Manifiesto electoral» y es elegido vicepresidente de la República. En 1917 renuncia a su cátedra universitaria. Al año siguiente es nombrado catedrático honorario de la Universidad de La Habana. En 1921 pronuncia en la Academia de Ciencias su discurso sobre El imperialismo yanqui en Cuba. Colaboró en Revista Bimestre Cubana, Carteles, Revista de Avance, Archipiélago, Revista de Oriente. Fue presidente de honor de la Academia de la Historia y miembro de la Academia Nacional de Artes y Letras, que publicó los Discursos de recepción del académico de número de la Sección de Literatura señor doctor Enrique José Varona y de contestación del señor Aniceto Valdivia (La Habana, Imprenta Avisador Comercial, 1915). La juventud universitaria lo reconoció públicamente como su maestro por la digna actitud cívica que hasta la muerte mantuvo contra la dictadura de Gerardo Machado, y que se tradujo en hechos como la firma del manifiesto contra las proyectadas reformas constitucionales de Machado (1927) y la protesta por la suspensión del homenaje a Rafael Trejo (1930). En colaboración con Manuel Sanguily y Justo de Lara (seudónimo de José de Armas y Cárdenas), publicó Monumento a Manuel de la Cruz en el Paseo de Martí (La Habana, 1918). Prologó diversos libros, entre ellos Sombras eternas (La Habana, Imprenta El Siglo XX, 1919), de Raimundo Cabrera, y las Poesías (La Habana, 1920), de Luisa Pérez de Zambrana. Ha sido traducido al inglés, francés, italiano. Usó los seudónimos Un cervantista jubilado, El estudiante curioso, Filógenes, M. G., Luis del Valle.

Diccionario de la literatura Cubana