Guillén, Nicolás

« Back to Index

Nicolás Guillén (Camagüey, 10-7-1902). Cursó estudios en diversas escuelas de su ciudad natal entre 1908 y 1912. Aprendió tipografía en la imprenta del diario La libertad, que dirigía su padre. Entre 1918 y 1919 trabaja como operario tipógrafo en el taller de obra anexo al del periódico El Nacional y asiste a clases gratuitas en una academia nocturna. En 1920 se gradúa de bachiller en el Instituto de Camagüey y matricula la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana. Pocas semanas más tarde abandona sus estudios por carecer de recursos económicos y de trabajo. De nuevo en Camagüey, publica sus primeros versos en la revista Camagüey Gráfico. Colabora además en Orto y en Castalia. Es responsable, con Vicente Menéndez Roque, de la página literaria del periódico Las Dos Repúblicas. En 1921 vuelve de nuevo a la Universidad. Regresa a Camagüey en 1922, decidido a abandonar los estudios. Ese mismo año reúne los poemas de su libro Cerebro y corazón, que permanecería inédito hasta que Ángel Augier lo publicara en el tomo 1 de su Nicolás Guillén. Notas para un estudio biográfico crítico. 2.ª edición, (La Habana, Universidad Central de Las Villas, 1964). En Alma Mater (1922) publica sus sonetos «Al margen de mis libros de estudio». Edita la revista Lis, trabaja como redactor del periódico El camagüeyano y anima el Círculo de Bellas Artes. En 1926 se traslada a La Habana y desempeña trabajos de mecanógrafo en la Secretaría de Gobernación. A fines de 1928 comienza a colaborar en la páginas «Ideales de una raza», del Diario de la Marina. En La Semana, en 1929, fueron publicados de nuevo sus sonetos «Al margen de mis libros de estudio», con los que adquiere cierta notoriedad. Sus poemas de Motivos de son, aparecidos en «Ideales de una raza» en 1930, producen gran resonancia. En 1931 colabora en la página «La marcha de una raza», del periódico El Mundo, dirigida por Lino Dou, que se inició tras la desaparición de la página del Diario de la Marina ese mismo año. Trabajó como redactor del periódico Información y como jefe de redacción del semanario humorístico El Loco. En 1935 obtiene un empleo en el Departamento de Cultura del Municipio de La Habana, del que quedaría cesante por sus actividades oposicionistas. Formó parte del cuerpo de redacción de la revista Resumen, editada por el Partido Comunista. Desde sus comienzos en 1936 es miembro del comité editor de la revista literaria Mediodía. Más tarde fue su director, al convertirse en semanario político-literario. En Santiago de Cuba y otros pueblos de la provincia de Oriente ofrece charlas y conferencias, invitado por la Hermandad de Jóvenes Cubanos. En 1937 asistió al Congreso de Escritores y Artistas convocado por la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios, de México, y al II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, en Barcelona, Valencia y Madrid, en compañía de Juan Marinello, Alejo Carpentier, Félix Pita Rodríguez y Leonardo Fernández Sánchez. Ese mismo año ingresa en el Partido Comunista. En 1938 inicia sus colaboraciones en el periódico Hoy, órgano obrero editado por el Partido desde esa fecha, y regresa a Cuba, después de año y medio de ausencia. Es designado miembro del Comité Nacional de Unión Revolucionaria Comunista. En 1939, por breve tiempo, desempeña el cargo de jefe de información de Hoy. Fue candidato a alcalde de Camagüey en las elecciones generales de 1940. Viajó a Haití en 1942, en misión cultural y política, invitado por Jacques Roumain. En el Teatro Principal de la Comedia, de La Habana, se representa su única obra teatral, Poema con niños (1943). Es uno de los editores, con José Antonio Portuondo, Mirta Aguirre y Ángel Augier, de la revista Gaceta del Caribe (1944). Viaja a Caracas (1945) invitado por Miguel Otero Silva. Pronuncia conferencias en su Universidad Central y es designado miembro correspondiente de la Asociación de Escritores Venezolanos. Viajó además por Colombia, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil. Fue recibido por la Academia Brasileña de Letras. Regresó a Cuba en 1948. Fue candidato a senador por el Partido Socialista Popular en la provincia de La Habana. Participa en distintos actos del Partido Socialista Popular. Durante los tres primeros meses de 1949 colabora diariamente en Hoy con una décima sobre algún hecho de actualidad. Viaja a Nueva York (1949) como miembro de la delegación cubana a la Conferencia Cultural y Científica por la Paz Mundial. En París participa, con Juan Marinello, en las deliberaciones del Congreso Mundial de Partidarios de la Paz. Asistió, con Marinello, al IX Congreso del Partido Comunista Checoslovaco como delegado del Partido Socialista Popular. Visitó a la Unión Soviética como invitado. Vino a La Habana en compañía del poeta Paul Eluard. Con él viajó a México para participar en el Congreso Continental por la Paz. Inició su colaboración regular en el diario El Nacional, de Caracas, con su sección «Semanario habanero». En 1950 recorre las provincias de Cuba en unión de otros dirigentes socialistas, sufre las presiones del gobierno de Prío y, al clausurar éste el diario Hoy, colabora en Vanguardia Obrera, órgano del Partido Socialista, y en Viernes, semanario dirigido por Renée Potts. Tras su regreso a Cuba de un viaje por Europa, colabora en La Última Hora. Es detenido y fichado por el Servicio de Inteligencia Militar. Viajó a Viena para asistir al Congreso Mundial por la Paz. A su regreso es detenido nuevamente y sometido a interrogatorio. En 1953 viajó a Chile para asistir al Congreso Continental de la Cultura y no pudo regresar a causa de la represión desencadenada a raíz del asalto al cuartel Moncada. Realiza en 1954 diversos viajes por América y Europa y recibe el Premio Internacional Lenin de la Paz. De 1955 a 1958 residió en París y viajó a distintos países europeos. Desde París, logra trasladarse a Argentina por gestiones de Rafael Alberti. Lee poemas suyos por radio El Mundo y ofrece recitales en diversas instituciones culturales de la capital y del interior. Después del triunfo de la Revolución, en 1959, toma parte en los actos organizados en Buenos Aires para festejar el triunfo y publica su poema «Che Guevara» en el semanario Propósitos. De regreso en Cuba tras varios años de exilio, reanuda su colaboración en Hoy, da numerosos recitales en La Habana y en las provincias. Entre este año y 1960 viaja de nuevo en misión política y cultural. En 1961 es designado miembro del Consejo Nacional de Educación y es nombrado presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), creada ese mismo año como resultado del Primer Congreso de Artistas y Escritores Cubanos. Viajó además a Brasil como consejero cultural del Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno Revolucionario, para asistir a la VI Bienal de Sâo Paulo. Es nombrado, por decreto presidencial, embajador extraordinario y ministro plenipotenciario del Servicio Exterior de la República (1962). Es homenajeado con diversos actos en centros culturales de todo el país por su 60.º aniversario. Viaja a la Unión Soviética y a Hungría en misiones culturales y políticas. Creó el Taller de la UNEAC, durante la crisis de octubre de 1962. Desde sus altos cargos culturales y políticos y por su prestigio en toda América y Europa, ha participado en importantes actividades por la cultura, tanto en Cuba como en el extranjero, y ha representado a los intelectuales cubanos en innumerables actos de significación política y cultural. Su poesía, recogida en múltiples antologías, ha sido traducida al ruso, francés, alemán, búlgaro, checo, chino, eslovaco, griego, hebreo, holandés, húngaro, inglés, italiano, japonés, polaco, portugués y rumano. Es miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Diccionario de la literatura Cubana

« Back to Index