Prensa y editoriales cubanas

« Volver al índice autores y títulos

Prensa y editoriales cubanas

El primer impreso cubano data de 1723. Ese año Carlos Habré imprimió una Tarifa general de precios de medicinas; y en 1793 Matías Alqueza publicó en Santiago de Cuba Letras de los villancicos, que se han de cantar en la santa iglesia catedral de Cuba en los maitines del nacimiento de Jesús Cristo, nuestro señor.
Sin embargo, durante los primeros treinta años el negocio se estancó y en 1753 se imprimieron en México los reglamentos militares para las guarniciones de Santiago y La Habana porque no había un taller capaz de cumplir el encargo.
Fue en 1754 que se estableció en La Habana el impresor Blas de los Olivos. Otra fecha de referencia es 1787, año en que apareció la obra de Antonio Parra Descripción de diferentes piezas de historia natural, el Libro de los Peces, primera obra científica publicada Cuba, con casi 200 páginas y 75 láminas. La obra se imprimió en el taller de Blas de los Olivos.

Blas de los Olivos tuvo el monopolio de la imprenta, y el título de “Impresor del Conde de Ricla”. Al morir en 1777, su taller, conocido como Imprenta de la Capitanía General, pasó a su yerno, Francisco Seguí. Este —el mejor tipógrafo del siglo XVIII— murió en 1805, a los setenta y dos años.

Durante el siglo XVIII hubo ocho impresores conocidos. Los siete primeros en La Habana:
Carlos Habré hacia 1720;
Francisco José de Paula en 1735, fue el segundo impresor —y el primero nacido en Cuba—;
el antes citado Blas de los Olivos en 1754;
Matías José de Mora en 1775;
Esteban José Boloña en 1776
y Pedro Nolasco Palmer hacia 1791.
Matías Alqueza se estableció en Santiago de Cuba en 1792, aunque su primer impreso conocido es del año siguiente.

 

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

R

S

T

V

  • Vanguardia (periódico)
« Volver al índice