Publicado el

Revista de la Biblioteca Nacional

Revista de la Biblioteca Nacional« Volver al índice autores y títulos

Revista de la Biblioteca Nacional (La Habana, 1909-1912; 1949-1958; 1959-). Publicación mensual. Se imprimió su primer número en enero, bajo la dirección de su fundador Domingo Figarola-Caneda. En su proemio inicial la propia publicación expresa: «No debe ni ha de ser la Revista de la Biblioteca Nacional, más que una publicación consagrada principalmente a la institución que representa, y luego, por consecuencia indispensable a la vez que por deber profesional, a contribuir, tanto como le sea posible, a la vulgarización de las diversas ramas constituyentes de la ciencia del libro y de la Biblioteca.» Añade que en ella se publicarían «… todos los asuntos relativos al estado y progreso de la Biblioteca Nacional […]», así como «… la exposición y estudio de las distintas materias que se relacionen con aquélla […]» y «… la información más extensa y variada posible de lo importante que acontezca en el mundo donde éstas se cultiven». Por último agrega que «… dará a la estampa las tablas de materias o índices metódicos de ciertas publicaciones nuestras que no lo poseen todavía, o solo parcialmente —entre ellos las Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País, Revista Bimestre Cubana, Revista de Cuba y Revista Cubana, […]». Realmente, la revista, en esta etapa, no fue mensual como se anunció, sino bimestral. En la página 11 de su «Introducción» al Índice de la Revista de la Biblioteca Nacional José Martí (1909-1969) (La Habana, Instituto del Libro, 1975, pág. 9-23). Juan Pérez de la Riva señala que en esta primera etapa (1909-1912) la revista «… no respondió ni mucho menos al propósito anunciado por su director. Fue, eso sí, una Revista erudita, la cual, además de la sección oficial, estaba consagrada fundamentalmente a la publicación de correspondencias inéditas, acompañadas de notas de gran valor historiográfico; de Bibliografías de escritores cubanos y trabajos de heráldica, arqueología y erudición varia, todas debido a la pluma de su director». Su único colaborador fue Juan M. Dihigo. Reaparece, en su segunda época, en abril de 1949. Salía en forma trimestral. La dirige entonces Lilia Castro de Morales y asume la jefatura de redacción Manuel Moreno Fraginals. En sus propósitos señala: «Así la Revista presenta tres aspectos diversos en apariencia pero internamente unidos a la raíz: la revisión de obras que para la época de su edición ya tengan carácter histórico; la crítica de libros recientes y por último, artículos de fondo que den a conocer aspectos ignorados de nuestra cultura así como la publicación de documentos y obras inéditas o reedición de los que por su rareza lo merezcan. Como parte complementaria […] la publicación de aquellas noticias de mayor interés referentes al desenvolvimiento de nuestra institución.» En el editorial correspondiente a abril-junio de 1953 la revista expresa que «…será la expresión dinámica de las actividades de la cultura cubana, como si fuera el espejo de la cartografía intelectual de la Isla». Dedicó algunos números especiales, entre ellos, al centenario del natalicio de Domingo Figarola-Caneda (enero-marzo, 1952), a Luis Rodríguez Embil (abril-junio, 1954), a la inauguración del nuevo edificio de la Biblioteca (octubre-diciembre, 1957). Consagró el año 1953 al centenario del natalicio de José Martí. Esta etapa tuvo tres secciones fijas: «Vigencia de ayer», «Temas e indagaciones» y «Vida de los libros». En ellas se publicaron críticas, reseñas y artículos literarios, preferentemente sobre temas cubanos, y se dieron a conocer documentos valiosos de nuestra cultura. Además, también se publicaron estudios de interés general, especialmente sobre la historia de Cuba, y Bibliografías sobre figuras destacadas en las letras, la ciencia y la educación, con sus correspondientes introducciones y notas. Otra de sus secciones: «Bibliográficas» publicó notas bibliográficas sobre libros publicados y reseñó muchos de los acontecimientos culturales de la época. Colaboraron en esta etapa figuras como Emilio Roig de Leuchsenring, Gerardo Castellanos, Emilio Ballagas, José Rivero Muñiz, Salvador Bueno, Emeterio S. Santovenia, Luis Felipe Le Roy, Antonio Martínez Bello, J. Ponte Domínguez, Francisco de Paula Coronado, José Antonio Fernández de Castro, Juan Luis Martín, Julio Le Riverend, Marcelo Pogolotti, Francisco Pérez de la Riva, José Manuel Carbonell, Juan Dihigo, Feliz Lizaso, Enrique Gay Calbó, Isidro Méndez, José Manuel Ximero, Juan J. Remos, Óscar Fernández de la Vega, Juan Manuel Planas y otros. Al triunfar la Revolución sale un número correspondiente a diciembre de 1958. En el mismo, la nueva dirección de la Biblioteca señala: «Al hacernos cargo de la Biblioteca Nacional “José Martí” encontramos este número de la Revista ya listo para su distribución. Hemos considerado nuestro deber repartirlo en atención a los intelectuales que han contribuido a él con interesantes trabajos.» Y agrega: «Este número de la revista cierra una época. La Biblioteca Nacional entra este año en una nueva etapa en la que sin descuidar las labores de investigación que le son propias, se propone vincularse estrechamente al movimiento renovador que anima nuestro país, desde el primero de Enero del Año de la Liberación.» Y continúa: «Fieles a este postulado aspiramos a que en cada número de nuestra revista se conjuguen trabajos de investigación y otros que reflejen las proyecciones de nuestros valores más jóvenes, a fin de que esta publicación sea un reflejo verdadero de las inquietudes intelectuales del país.» La tercera época o serie comienza con el número correspondiente a 1959, bajo la dirección de María Teresa Freyre de Andrade y el título ampliado de la siguiente forma: Revista de la Biblioteca Nacional José Martí. Ocupa, entonces, la jefatura de redacción Graciela Pogolotti. En el ejemplar correspondiente a enero-diciembre de 1960 —que apareció con atraso en 1962— aparece un consejo de redacción integrado por María Teresa Freyre de Andrade, Amalia Rodríguez, Aleida Plasencia, Juan Pérez de la Riva, Argeliers León, Mario Parajón, Eliseo Diego y Cintio Vitier. En el número siguiente (enero-diciembre de 1961, que se publicó en 1963) asume la dirección Renée Méndez Capote. En 1963 la revista logra ponerse al día, al editar también en dicho año los ejemplares correspondientes a 1962 y 1963. A partir de 1964 asume la dirección Juan Pérez de la Riva. Aparecerán tres números al año. Además, se encargará de la secretaría de redacción Luisa Campuzano hasta 1967, en que la sustituye Siomara Sánchez. En 1967 formarán el consejo de dirección Aurelio Alonso, Luisa Campuzano, Eliseo Diego, Manuel Moreno Fraginals y Graciela Pogolotti, y el consejo de colaboración Rebeca Gutiérrez, Cintio Vitier y Juan Zurbarán. En el número correspondiente a enero-abril de 1970 otras figuras integran el consejo de dirección, entre ellas, Salvador Bueno, Gustavo Eguren, Carlos Fariñas, Fina García Marruz, Zoila Lapique y Sidroc Ramos. En esta tercera etapa la revista también publicó algunos números especiales, entre ellos el dedicado a la memoria del Guerrillero Heroico, Comandante Ernesto Che Guevara (julio-diciembre, 1967) y el de septiembre-diciembre de 1974 en homenaje a Juan Marinello. Publica trabajos de investigación, tanto literarios como históricos, así como conferencias ofrecidas en la Biblioteca. Suele conmemorar los centenarios de figuras cubanas destacadas. En general, da a conocer artículos sobre literatura cubana y del resto del continente, preferentemente, así como de literatura universal. Además, son frecuentes las críticas literarias y de arte. También publica cuentos y poesías. En esta última etapa, la revista aglutina a otros colaboradores, además de los miembros del consejo de redacción, entre ellos Juan Marinello, José Luciano Franco, José Antonio Portuondo, Jorge Ibarra, Elías Entralgo, Camila Henríquez Ureña, Ezequiel Martínez Estrada, Hortensia Pichardo, Pedro Deschamps Chapeaux, Eloy Merino Brito, Salvador Arias, César García del Pino, Filiberto Ramírez Corría, José López Sánchez, Leopoldo Horrego Estuch, Octavio Smith, Sergio Aguirre, Argeliers León, Araceli García-Carranza y otros. Compilado por Araceli García-Carranza se publicó el Índice de la Revista de la Biblioteca Nacional José Martí. 1909-1969 (La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1975).

Diccionario de la literatura Cubana