Expediente sobre José Antonio Aponte y el sentido de las pinturas

3.00

SKU: 9788498973778 Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

El Expediente sobre José Antonio Aponte y el sentido de las pinturas que se hayan en el Libro que se le aprehendió en su casa contiene documentos relacionados con el llamado Libro de Pinturas. Son mayormente transcripciones de los interrogatorios a que fueron sometidos los participantes en la llamada «Conspiración de Aponte».
Dicha Conspiración reunió en 1812 por primera vez a hombres de diversas razas y etnias africanas. En consecuencia fue el primer intento por abolir la esclavitud en Cuba.
El negro liberto cubano José Antonio Aponte, autor del Libro de Pinturas, encabezó la llamada «Conspiración de Aponte». Finalmente fue ejecutado, tras descubrirse su liderazgo en la conspiración. Tras encarcelar a los conspiradores, las autoridades del gobierno colonial español archivaron los expedientes. El citado libro se perdió entre los legajos de los archivos coloniales y nunca más ha sido visto. Se tiene solo una idea de cómo era a partir de las descripciones y las preguntas y respuestas aquí reunidas. Estaba compuesto de imágenes y citas en los que se pretendía narrar una historia dignificada de la raza negra. Por lo que se describe en este expediente, el Libro de Pinturas es casi un libro de maravillas. Una mezcla de ideogramas, emblemas y citas en un relato histórico y mítico.
José Antonio Aponte ejercía el oficio de ebanista y se dice que confeccionó muebles para el gabinete científico de Antonio Parra, uno de los autores de la época que cambiaron el panorama científico de la isla de Cuba, iniciando el estudio de la naturaleza.

Cuba en 1812

El historiador cubano José Luciano Franco escribió sobre Aponte en su libro Las conspiraciones en Cuba de 1810 y 1812:

«En la modesta casita, en lo que es hoy calle de Jesús Peregrino —cuyo nombre se debe a la efigie religiosa que figuraba en la puerta de la casa-taller y residencia de Aponte y sede del cabildo Shangó-Tedum—, con el pretexto de celebrar actos religiosos y festivales, actividades corrientes entre los originarios de África y sus descendientes, desde los primeros meses del año 1811 comenzaron a reunirse: Clemente Chacón y su hijo Bautista Lisundia, Juan Barbier, Francisco Javier Pacheco, José del Carmen Peñalver, Estanislao Aguilar, Francisco Maroto y José Sendiga, todos negros libres. Adelantados los trabajos de reclutar adeptos para el movimiento insurreccional, participó igualmente en algunas reuniones Hilario Herrera, alias “el Inglés”, dominicano, quien más tarde sería el responsable de la conspiración en Puerto Príncipe (Camagüey), Bayamo y otros lugares de la región oriental de la isla, coordinado con el centro superior de La Habana.»

Edición de referencia: Publicaciones del Archivo Nacional de Cuba.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.