El árbol del mejor fruto

3.00

ISBN ebook9788498971927
Autor:

Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

El árbol del mejor fruto. Tirso de Molina:

Jornada primera

(Salen con máscaras Clodio, Melipo y Peloro, bandoleros, acuchillando a Constantino, de camino, y Andronio.)

Clodio: Rendíos, caballeros,
que somos cuatrocientos bandoleros.

Melipo: ¿Qué habéis de hacer tan pocos
contra tantos, si no es que venís locos?

Constantino: Yo no rindo la espada
a quien la cara trae disimulada.
Quien de ella no hace alarde,
traidor es, y el traidor siempre es cobarde;
que, en fin, entre villanos,
cuando las caras sobran, faltan manos;
y será afrenta doble
que se rinda a quien no conoce un noble;
pues ser traidor intenta
quien descubrir la cara juzga afrenta.

Peloro: ¡Mataldos, caballeros!

Constantino: Mal conocéis, villanos, los aceros
que aqueste estoque animan.

Andronio: Porque no te conocen, no te estiman.
Diles quién eres.

Constantino: Calla,
cobarde, que es honrar esta canalla
mostrar tenerlos miedo.
Cincuenta somos, y el valor que heredo,
basta.

Andronio: ¡Qué desatino!

Constantino: Villano, ¿es bien que tema Constantino
a cuatro salteadores,
cuando besan sus pies emperadores?
¡Mueran los foragidos!

Todos: ¡A ellos!

Peloro: Pocos son, pero atrevidos.

(Métenlos a cuchilladas.)

Constantino: (Dentro.) ¡Ay, Irene querida!
muerto soy.

Clodio: (Dentro.) Por callar, pierdes la vida.

Andronio: (Dentro.) Romanos, de la muerte
huyamos, que no es cuerdo el que por fuerte
la fortuna provoca,
que la temeridad pierde por loca.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.