Antijovio

4.00

Book Information

Serie:Historia 99
ISBN ebook:9788498971170
ISBN papel:9788498165944
Páginas:464
Portada:Johannes Lingelbach: El saco de Roma
Edición anotada:Autores varios
Category:
Author:

Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

El Antijovio de Gonzalo Jiménez de Quesada es una refutación del célebre libro de Paulo Jovio, obispo de Nochera, que cuestionaba la actuación de las tropas españolas en Italia durante el Saco de Roma en tiempos de Carlos V, hechos que a finales del XIX alimentaron lo que Emilia Pardo Bazán llamó Leyenda Negra española.
El Antijovio de Jiménez de Quesada argumenta contra la propaganda antiespañola, alimentada por los grabados de De Bry, y el rechazo a las acciones armadas llevadas a cabo por el Imperio español durante el siglo XVII.
La presente edición conserva la ortografía original y se basa en la de 1952, Bogotá; Instituto Caro y Cuervo.

 

Fragmento de la obra

¿Por dónde caminará ya el día de oy el español que pueda contar senzilla y verdaderamente sus hazañas? ¿Qué gente ni qué naçón le querrá oyr sinmezclalle mil fábulas en los quentos berdaderos, y mill cosas que no pasaron con las que pasaron?; de manera que a esta quenta no se hallará la çerta casi en ninguno de los estraños escritores.
¡O rromanos!, que en este paso os quiero llamar con ynvocación de vuestro nonbre, ¡quánto os deue el mundo, no porque lo conquistastes sino porqu’en él dexastes escritas berdades, avnque fuesen contra vosotros quando se ofreçía el contallas! Lo qual tanpoco negaré a mucha parte de los griegos y alguna parte de los bárbaros de otras naciónes. Solo a este ynfeliçe tiempo d’este postrer terço del mundo se le a ydo la berdad d’entre las manos, prinçpalmente en esto de la ystoria, de suerte qu’el tienpo benidero deverá poco al presente y los españoles tanvién a casi todos los escritores modernos. Pero dije vien a casi todos, porque algunos no faltan, ni primitirá Dios que falten en cosa tan ynportante, para que escriban verdades, las quales oyllas en fauor d’España es la cosa más azeda para las otras naçiones de las quatro partes del mundo, que se puede ymaginar. Pero saquemos bien en linpio esta proposiçión y vos, español, para esto salí de vuestra España y començad a caminar. En topando uégo con nuestra vezina Françia, en todas las bitorias que de aquella naçión gloriosamente / hemos avido las enbuelben luégo los d’ella con vnas frialdades, ya que por guardar la onestidad común no les llamemos otro nonbre, que si vbiese otra terçer gente sin pasión que nos oyese, pararían aquellas cavilaçiones çn vna muy desbaratada rrisa.