Antología de Justo Arosemena

3.00

Número de serie: Historia 34
ISBN ebook: 9788490073865
ISBN papel: 9788499537924
Número de páginas: 572
Categories:,
Author:

Etiquetas: , ,

Descripción

Esta Antología de Justo Arosemena (Panamá, 1817-1896) contiene textos políticos. Arosemena fue publicista y estadista, y su actividad política marcó una época en la historia de panameña. Jurista, liberal combativo, su obra es una búsqueda de la identidad panameña y una reflexión contra el expansionismo norteamericano. En 1852 Arosemena presentó a las Cámaras neogranadinas el proyecto de creación del Estado Soberano de Panamá, que se erigió en 1855 con carácter soberano pero vinculado a la Nueva Granada. Arosemena fue designado jefe provisorio del mismo.

 

Fragmento de la obra

La Legislatura provincial de Veraguas se dirige hoy a la Representación Nacional, felicitándola de antemano por el triunfo de la Constitución, y uniendo sus votos a los de los Senadores y Representantes del Istmo, en una cuestión cardinal para la marcha política, moral e industrial de esta importante sección de la República.
El transcurso del tiempo y los sucesos hace más y más evidente cada día la necesidad de erigir un Estado soberano en el territorio que abraza las cuatro provincias del Istmo, el cual pueda sin trabas organizarse como a bien tenga, consultando sus especiales circunstancias, y llenando urgentes y graves necesidades que nadie sino sus propios habitantes pue­ den apreciar.
Situada esta sección a una gran distancia del resto de la República, sin esas estrechas relaciones e igualdad de intereses que justifican la homogeneidad de la legislación, se palpa diariamente la urgencia de medidas cuya necesidad no se siente de una manera tan imperiosa en las demás partes de la nación. Por el contrario, su localidad y su con­ tacto con paises cuyas ideas y costumbres difieren esencialmente de las de la Nueva Granada, nos han comunicado un carácter particular, que demanda así mismo leyes particulares, que, sin conocimiento y sin tiem­ po, no podría expedir el Congreso Nacional.
Pero no es esto solo. Las nuevas instituciones políticas que se ha dado la República, han venido a colocarnos en una situación anómala y desas­ trosa, de que solo puede salvarnos la erección del Estado. Jamás había sufrido el Istmo las calamidades de la guerra interior, y hoy las padece, sin que podamos vislumbrar término al estado de hostilidad y descon­ fianza que se ha establecido entre algunas de sus provincias. Ello se explica fácilmente.

Edición de referencia: Biblioteca Ayacucho, 1982.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.