Caramurú

3.00

Ficha bibliográfica

Serie:Narrativa 133
ISBN ebook:9788498169133
ISBN papel:9788493343989
Páginas:144
Portada:Josef Maria Eder: Experimentos fotográficos con rayos X
Category:
Author:

Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

Alejandro Magariños Cervantes (Montevideo, 1825-1897), Uruguay, publicó en Madrid, en 1848 Caramurú, la primera novela uruguaya de tono gauchesco.
Esta es una novela épica ambientada en Uruguay, testimonio de las guerras americanas del siglo XIX. Caramurú significa en guaraní «cosa larga» y se aplica a la anguila. El personaje principal de esta novela tiene este apodo y es un hijo de indio y española, atrapado en sus conflictos de identidad y su afán épico de justicia. El relato es muy ágil y consigue convertir una historia de amor romántico en una trama llena de peripecias políticas.

 

Fragmento de la obra

Lóbrega y pavorosa noche extiende sus alas sobre el mundo, como una inmensa lápida mortuoria. No se descubre una sola estrella al través de su ennegrecido velo: la Luna, yace oculta bajo un pabellón de nubes, y solo lanza a intervalos un rayo de luz tibio y desmayado, que brilla y se apaga al punto, cual fuego fatuo que se levanta del seno de las tumbas. Do quiera la luz es absorbida por la sombra, y se diría que a la voz del genio de las tinieblas los astros huyen y se esconden espantados de tanta densa oscuridad.
El pampero, ese viento terrible que, naciendo, en las nevadas cimas de los Andes donde no se ha estampado la planta del hombre, recorre los desiertos de la Pampa argentina, cruza el Plata, y va a espirar en los confines del Brasil o en las inmensidades del Atlántico, arrancando de raíz en su tránsito árboles que cuentan siglos, haciendo salir de madre, los ríos, y derribando cuanto intenta detenerle… el pampero brama ahora, abriéndose paso por entre el tupido ramaje de vírgenes bosques tan antiguos como el mundo, y se oye en lontananza, más profundo y violento a medida que se acerca, el grito que exhalan los corpulentos molles, los espinosos guariyús y férreos ñandúbays, al caer tronchados por su poderosa mano.