Carta de Jamaica

ISBN NFT: 9788411269278
ISBN CM: 9788490079515
ISBN rústica: 9788498165661

Descripción

La Carta de Jamaica, de Simón Bolívar, es un texto de referencia en el programa bolivariano de emancipación de América. Fue uno de los documentos políticos más trascendentes escrito por el Libertador Simón Bolívar. Fue redactada por él mismo como respuesta a un comerciante británico que vivía en Jamaica, el señor Henry Cullen un 6 de septiembre de 1815, cuando Bolívar se encontraba refugiado en Kingston (Jamaica) tras el fracaso militar ocurrido en Nueva Granada. El documento  recoge las impresiones sobre lo acontecido en el continente, a partir de la llegada de los colonizadores europeos hasta los sucesos que condujeron al estallido de las independencias.
Las alusiones a México, Venezuela, Colombia, Perú y Cuba y las reflexiones sobre una futura federación americana fueron durante todo el siglo XIX una continua fuente de inspiración para el continente.
Bolívar expresaba en la carta: «Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas, que por su libertad y gloria. Aunque aspiro a la perfección del gobierno de mi patria, no puedo persuadirme que el Nuevo Mundo sea por el momento regido por una gran república; como es imposible no me atrevo a desearlo. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Nuevo Mundo, una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería por consiguiente tener un solo Gobierno, que confederase los diferentes estados que hayan de formarse.»

 

Fragmento de la obra

Muy señor mío: Me apresuro a contestar la carta de 29 del mes pasado que usted me hizo el honor de dirigirme, y yo recibí con la mayor satisfacción.
Sensible como debo, al interés que usted ha querido tomar por la suerte de mi patria, afligiéndose con ella por los tormentos que padece, desde su descubrimiento hasta estos últimos períodos, por parte de sus destructores los españoles, no siento menos el comprometimiento en que me ponen las solícitas demandas que usted me hace, sobre los objetos más importantes de la política americana. Así, me encuentro en un conflicto, entre el deseo de corresponder a la confianza con que usted me favorece, y el impedimento de satisfacerle, tanto por la falta de documentos y de libros, cuanto por los limitados conocimientos que poseo de un país tan inmenso, variado y desconocido como el Nuevo Mundo.
En mi opinión es imposible responder a las preguntas con que usted me ha honrado. El mismo barón de Humboldt, con su universalidad de conocimientos teóricos y prácticos, apenas lo haría con exactitud, porque aunque una parte de la estadística y revolución de América es conocida, me atrevo a asegurar que la mayor está cubierta de tinieblas y, por consecuencia, solo se pueden ofrecer conjeturas más o menos aproximadas, sobre todo en lo relativo a la suerte futura, y a los verdaderos proyectos de los americanos; pues cuantas combinaciones suministra la historia de las naciones, de otras tantas es susceptible la nuestra por sus posiciones físicas, por las vicisitudes de la guerra, y por los cálculos de la política.