Centón Epistolario I

3.00

Agotado

Número de serie: Historia 264
ISBN ebook: 9788490075296
ISBN papel: 9788498973679
Número de páginas: 502
Imagen de portada: Bartolomé Coromina: Sellos de 200 milésimas de Escudo
Edición anotada por: Autores varios
Categories:,
Author:

Etiquetas: , , , ,

Descripción

Centón Epistolario I. Domingo del Monte

 

Fragmento de la obra

I

Sor D.n Domingo Delmonte

Hab.a 13 de En.o de 1822.

Mi querido Paysano: ya tenia escrita á v. una carta, ya deseaba con ansia que el vapor levase su ancla, y comenzase á dar bueltas á sus ruedas cuando al salir de clase me encuentro con Bruzon, y me entrega la carta de v; mi alegria en aquel momento solo hubiera sido superada por la vista de las manos que la escribieron; la abro, leo la descripcion de Matanzas, en Navidad, y me figuro que estoy con v. en la Alameda de Paula criticatizando á cuantos se presentan.
Amigo v. se queja de que yo no estoy en esa, para acompañarle en contemplar los cuadros que se presentan, pero ¡ay! ¿que deberé yo decir? Elecciones porfiadas, Bayles estramuros, instalaciones á cada momento, todo, todo ofrece el aspecto mas adecuado para reirnos dos horas todas las tardes, si nos acordamos del verso favorito de v. Les sots sont icí bas &.
Nuestra academia, sigue sus sesiones, y no es mucho que ahora las siga, pues cuando el convento de la Merced parecia un campo de batalla, cuando los catalanes armados en la plazuela del Espiritu santo tenian en consternacion Al vecino, cuando todos los yuquinos exaltados se preparaban á la venganza, la Academia Americana celebraba sus sesiones con toda la calma que se necesica para tratar materias literarias á esta hora se han presentado los trabajos siguientes, una arenga al pueblo Cubano, y la memoria funebre del Cacique Hatuei.
Paz y Humanidad. Se efectuo su instalacion el dia prefijado y hubo un acontecimiento hijo de la sabiduria de nuestros misterios, y digno de la festiva pluma de v. es como sigue. Abierta la s. se dio entrada á un numeroso rebaño de visitadores, y entregado el mallete (En nuestra masoneria Eleusina le llamaremos mandarria) al herm… Instalador. Se mando cubrir el templo á los maestros; aqui de Dios, y del Rey; Cubrir el templo uno que posee el sublime! es una desverguenza! Sin embargo la fuerza del mallete los hizo obedecer. ¿Habeis visto por contingencia una partida de perdidosos jugadores al salir del Leon de Oro como uno culpa al Az otro tacha á la contra judia cual deshace en maldiciones al cinco de oro; y todos se quejan, todos reniegan, y todos prometen volver cuanto antes á la productiva academia de Birjan? Pues no de otro modo salieron los hijos de la paz para dejar abrir el consejo de Pak Master, cuyos decretos no podian saber, aunque publicamente se vendan en los portales de la Casa de govierno, en los baratillos, y en las quemasones de las tiendas de mercader. Un álborotoso murmullo se levanta en el Parvis, los hermanos se quejan del fuerte desayre que han padecido, y prorrunpen en bulliciosas invectivas contra los reglamentos masonicos: por no ser minucioso no te refiero la desaforada contienda que sobre el asunto tuvieron el h. .. Pedro García, y el primer celador de la “Merced Habanera” sostenida con fuertes razones y picantes injurias de ambas partes: ni tampoco que Herrera alborotaba; Pastoriza berriaba, y Cabrera con erizadas patillas, ojos centelleantes labios movedizos, y lengua tropelosa, alegaba que el grado de m… era el primero de la masoneria, porque nuestro m… Airan no habia poseido algun otro; al oirlo no pude menos que acordarme de nuestro grande a la par q.e apaleado maestro Simon v. y v: diose entrada á los maestros, y cesó el alboroto.
Liturgia alegorica: El tratamiento de paysanos que nos damos, se ha hecho subersivo con los sucesos de estos dias.
Elecciones=Ya este asunto es mas serio, las de la Merced fueron reñidas, se agotaron todos los recursos que la mala fé, y nuestro defectuoso modo de elegir pudo proporcionar á los interesados en ganarlas; hubo alborotos tumultos demagogos catalanes armados, pero todo cedió á la habilidad de los yuquinos, se ganaron por nosotros, la parte politica de estos acontecimientos que habra llegado á tu noticia, asi como tambien la eleccion de Alcaldes y regidores.
En cumplimiento de tu encargo consegui de Ebia, la invitacion á los pueblos del Anahuac, y la entregue aller á los Díaz de Castro. Ebia me dijo que tenia proporcion de embiar la invitación á el mismo Santa-anna que si su autor queria hacerlo se lo dijese.
Os incluyo un impreso que en leyendolo sabreis lo que es, digno de que V. lo lea sino por lo m.-. á lo menos por que es obra de Cruz.
He sabido la escena de los espejuelos verdes, como tambien que los catalanes (con perdon se ha dicho) le pusieron unos á un perro y ustedes dejaron impune ese atrevimiento.
Por fin paysano, el Dios del universo, ó el barco de Bapor, ó un brioso alasan, pues como llegues me es indiferente la cabalgadura, os trayga cuanto antes al seno de vuestros amigos.
Abur.

Edición de referencia: Biblioteca de Clásicos Cubanos, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

También te recomendamos…