Centón Epistolario II

Ficha bibliográfica

Serie:Historia 265
ISBN ebook:9788490075302
ISBN papel:9788499535371
Páginas:628
Portada:Bartolomé Coromina: Sellos de 200 milésimas de Escudo
Categories:Historia, Pensamiento
Author:Domingo del Monte
Categorías: Diáspora africana, Ediciones anotadas, Literatura colonial Etiquetas: Cuba, Latinoamérica, Siglo XIX

Descripción

Centón Epistolario II. Domingo del Monte

 

Fragmento de la obra

I

Al Sr Don—
Domingo Delmonte, abogado—
p. m. q. e.
Habana.

Madrid 26 Enero de 1836—

Mi siempre querido Domingo. Aprovecho la ocasion de pasar á esa el Sr. D. Manuel Saez tesorero de Matanzas p.a decirte una cosa q.e hace necesario mi largo silencio p.a contigo. Ocupaciones incesantes y siempre perentorias y por otra parte el deseo de no escribir corto despues de tanto callar, han hecho q.e no te escriba de un dia en otro. No te ocultaré q.e en esto haya tenido alguna parte la pereza pero ciertamente no ha sido la mayor y lo q.e es la voluntad, Domingo mio, te aseguro q.e no se ha entibiado apesar del tiempo y de la distancia. El dador te dirá cuales y cuantas han sido mis ocupaciones desde q.e vine de Francia: ahora solo te diré q.e en el Eco hemos estado solos muchos meses Caballero y yo; y q.e mi catedra de literatura me ocupa dos horas diarias de esplicacion ademas del tiempo necesario p.a prepararme.
Pero si tu amigo ha dejado de escribirte cartas no por eso ha descuidado los intereses de tu patria en cuantas ocasiones le ha ofrecido su posicion. Si has leido el Eco habrás visto q.e ha clamado constantemente contra la arbitrariedad de esos mandarines y en favor de las mejoras administrativas y políticas hasta ahora no establecidas en esa desgraciada isla. ¡Ojalá q.e vuestros procuradores hubieran ayudado con mas energia esta santa causa en el estamento; aunque bien conozco q.e ni estos ni los demas q.e se sientan con ellos son verdaderos representantes del pais! Este mi constante anhelo en favor de la tierra á q.e tu perteneces tiene, es cierto, su principal origen en mi deseo por la libertad del mundo, no unicamente del pais en q.e nací; pero algo influye tambien la idea de q.e eres tu tambien su defensor y uno de los sujetos q.e conozco mas dignos de participar de los beneficios de la libertad. A nuestro querido Tatao recuerdale el afecto del q.e le despidió en Manzanares en el desgraciado mes de Abril de 1831 y dile p.a él todo lo q.e te digo p.a tí.
Sé q.e estais casado pero no sé cuantos hijos teneis: yo sigo soltero. Los amigos todos colocados como habrás visto por la Gaceta y algunos en alto puesto como nuestro querido Salustiano1 q.e es Gobernador civil de Madrid. Yo quisiera conservar mi independ.a mientras no me obligue una gran necesidad y por eso no tengo empleo alguno del gobierno.
Adios mi antiguo amigo; perdona mi desidia y no dejes de escribirme q.e yo ofrezco ser mas puntual—Saluda en mi nombre á tu Señora y acuerdate siempre como yo del tiempo en q.e vivimos en Madrid y contrajimos una amistad q.e me complacerá mientras viva.

Angel Iznardy

Edición de referencia: Biblioteca de Clásicos Cubanos, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana.

También te recomendamos…