Conspiración de Gual y España

3.00

Agotado

Ficha bibliográfica

Serie:Historia 567
Portada:Bandera del Estado de Vargas
Categories:,
Author:

Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

La Conspiración de Gual y España fue el primer movimiento independentista encaminado a separar a Venezuela del Imperio español. La conspiración se fraguó en La Guaira, antigua Capitanía general de Venezuela, fue descubierta el 13 de julio de 1797 y finalizó el 8 de mayo de 1799.
Sus líderes eran Manuel Gual, capitán de infantería, hijo del coronel español Mateo Gual, y José María España, teniente de justicia en la región de Macuto.
En la Conspiración de Gual y España participaron personas de todas las clases sociales: comerciantes como Manuel Montesinos Rico; los abogados criollos Nicolás Ascanio y Luis Tomás Peraza; los ingenieros militares Patricio Ronán y Juan Lartigue de Condé; funcionarios de la Real Hacienda como Joaquín Sorondo, Juan José Mendiri, Martín Goinaga; y el párroco de La Guaira, Juan Agustín González; así como varios artesanos, sargentos, cabos y soldados, pardos y blancos.
Aunque la Conspiración de Gual y España fracasó, tuvo su influencia en Latinoamérica.
El documento más conocido de la Conspiración es Derechos del Hombre y del Ciudadano, con varias máximas republicanas y un discurso preliminar dedicado a los americanos.
El 13 de julio el capitán general Pedro Carbonell, supo de la Conspiración y ordenó la detención de los implicados. Gual y España escaparon a la colonia inglesa de Trinidad. Por la captura de ambos, se ofrecían 500 pesos, y en caso de ofrecer resistencia la cantidad aumentaría a 10.000 pesos por Gual, y a 5.000 pesos por España.
En 1799, José María España regresó en secreto a Venezuela. Fue apresado en La Guaira, enviado a Caracas y condenado a muerte el 6 de mayo, siendo torturado, ahorcado y descuartizado en la Plaza mayor de Caracas el 8 de mayo. Por su parte, Manuel Gual permaneció en Trinidad, y estuvo en contacto con Francisco de Miranda en Londres. Gual murió el 25 de octubre de 1800 en San José de Oruña, Trinidad, envenenado por un espía al servicio de la monarquía española.