Constitución de Bolivia de 1826

1.00

Ficha bibliográfica

Serie:Leyes 33
ISBN ebook:9788498976076
ISBN papel:9788498161328
Páginas:42
Portada:Portada de la edición original
Categories:,
Author:

Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

Constitución de Bolivia de 1826

Edición de referencia: Buenos Aires, Imprenta de Hallet.

 

Fragmento de la obra

En el nombre de Dios. El Congreso General Constituyente de la República Boliviana, nombrado por el pueblo para formar la Constitución del Estado, decreta la siguiente.

Título I. DE LA NACIÓN

Capítulo I. DE LA NACIÓN BOLIVIANA
Artículo 1. La nación boliviana es la reunión de todos los bolivianos.
Artículo 2. Bolivia es, y será para siempre, independiente de toda dominación extranjera, y no puede ser patrimonio de ninguna persona, ni familia.

Capítulo II. DEL TERRITORIO
Artículo 3. El territorio de la República Boliviana comprende los departamentos de Potosí, Chuquisaca, La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Oruro.
Artículo 4. Se divide en departamentos, provincias y cantones.
Artículo 5. Por una ley se hará la división más conveniente; y otra fijará sus límites, de acuerdo con los Estados limítrofes.

Título II. DE LA RELIGIÓN

Capítulo ÚNICO
Artículo 6. La religión católica, apostólica, romana, es de la república, con exclusión de todo otro culto público. El Gobierno la protegerá y hará respetar, reconociendo el principio de que no hay poder humano sobre las conciencias.

Título III. DEL GOBIERNO

Capítulo I. FORMA DEL GOBIERNO
Artículo 7. El Gobierno de Bolivia es popular representativo.
Artículo 8. La soberanía emana del pueblo, y su ejercicio reside en los poderes que establece esta Constitución.
Artículo 9. El Poder Supremo se divide, para su ejercicio, en cuatro secciones: Electoral, Legislativo, Ejecutivo y Judicial.
Artículo 10. Cada poder ejercerá las atribuciones que le señala esta Constitución, sin excederse de sus límites respectivos.

Capítulo II. DE LOS BOLIVIANOS
Artículo 11. Son bolivianos:
1. Todos los nacidos en el territorio de la república;
2. Los hijos de padre o madre boliviana, nacidos fuera del territorio, luego que manifiesten legalmente su voluntad de domiciliarse en Bolivia;
3. Los que en Junín o Ayacucho combatieron por la libertad;
4. Los extranjeros que obtengan carta de naturaleza, o tengan tres años de vecindad en el territorio de la república;
5. Todos los que hasta el día han sido esclavos y, por lo mismo, quedarán de derecho libres, en el acto de publicarse la Constitución; pero no podrán abandonar la casa de sus antiguos señores, sino en la forma que una ley especial lo determine.
Artículo 12. Son deberes de todo boliviano:
1. Vivir sometido a la Constitución y a las leyes;
2. Respetar y obedecer a las autoridades constituidas;
3. Contribuir a los gastos públicos;
4. Sacrificar sus bienes y su vida misma, cuando lo exija la salud de la república;
5. Velar sobre la conservación de las libertades públicas.
Artículo 13. Los bolivianos que estén privados del ejercicio del Poder Electoral, gozarán de todos los derechos civiles concedidos a los ciudadanos.
Artículo 14. Para ser ciudadano es necesario:
1. Ser boliviano;
2. Ser casado, o mayor de veinte años;
3. Saber leer y escribir bien; que esta calidad solo se exigirá desde el año de 1836;
4. Tener algún empleo o industria, o profesar alguna ciencia o arte, sin sujeción a otro en clase de sirviente doméstico.
Artículo 15. Son ciudadanos:
1. Los que en Junín o Ayacucho combatieron por la libertad;
2. Los extranjeros que obtuvieron carta de ciudadanía;
3. Los extranjeros casados con boliviana, que reúnan las condiciones 3 y 4 del artículo 14;
4. Los extranjeros solteros, que tengan cuatro años de vecindad en la república, y las mismas condiciones.
Artículo 16. Los ciudadanos de las naciones de América, antes española, gozarán de los derechos de ciudadanía en Bolivia, según los tratados que se celebren con ellas.
Artículo 17. Solo los que sean ciudadanos en ejercicio pueden obtener empleos y cargos públicos.
Artículo 18. El ejercicio de la ciudadanía se suspende:
1. Por demencia;
2. Por la tacha de deudor fraudulento;
3. Por hallarse procesado criminalmente;
4. Por ser notoriamente ebrio, jugador o mendigo;
5. Por comprar o vender sufragios en las elecciones, o turbar el orden de ellas.
Artículo 19. El derecho de ciudadanía se pierde:
1. Por traición a la causa pública;
2. Por naturalizarse en país extranjero;
3. Por haber sufrido pena infamatoria o aflictiva en virtud de condenación judicial, si no se obtiene rehabilitación del cuerpo legislativo;
4. Por admitir empleo, título o emolumento de otro Gobierno, sin consentimiento de la Cámara de censores.»