Constitución de la primera República Panamá de 1841

Ficha bibliográfica

Serie:Leyes 45
ISBN ebook:9788498976137
ISBN papel:9788498161403
Páginas:46
Portada:Bandera de Panamá en la Ciudad de Colón
Categories:,
Author:

Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

Constitución de la primera República Panamá de 1841

 

Fragmento de la obra

Constitución de la primera República Panamá de 1841

(8 de junio de 1841)

En el nombre de Dios,
autor y supremo legislador
del Universo

Nosotros, los diputados de los pueblos del Istmo, conforme a los Artículos 15 y 16 del acta popular de 18 de noviembre de 1840, reunidos en convención con el objeto de deliberar sobre la suerte de aquéllos; y deseando corresponder a las esperanzas del pueblo nuestro comitente en orden a asegurar la independencia nacional, consolidar la unión, promover la paz y seguridad doméstica, establecer el imperio de la justicia, y dar a la persona, a la vida, al honor, a la libertad, a la propiedad y a la igualdad de los istmeños las más sólidas garantías, ordenamos y decretamos la siguiente Constitución.

Título I. Del Estado del Istmo y de los istmeños

Del estado del Istmo

Artículo 1. El Estado del Istmo es libre, independiente, y soberano, y no será el patrimonio de ninguna familia, ni persona.

Artículo 2. El Estado del Istmo se compone, de todos los istmeños reunidos en una misma asociación política para su común utilidad.

Artículo 3. Los límites de este Estado son los mismos que dividían la provincia de Panamá del resto de la Nueva Granada, y la de Verrugas de la República de Centro América.

Artículo 4. El territorio del Estado se divide en cantones, y éstos en parroquias.

De los istmeños

Artículo 5. Los istmeños lo son por nacimiento, o por naturalización.

Artículo 6. Son istmeños por nacimiento:

1. Todos los individuos nacidos, o que nacieren en el territorio del Istmo.

2. Los nacidos en país extranjero de padres istmeños, siempre que éstos se hallen al servicio del Estado, o ausentes por su amor a la causa de la independencia, o de la libertad; o cuando la ausencia de los padres no pasare de cinco años, y fuere con noticia oficial del Poder Ejecutivo.

Artículo 7. Son istmeños por naturalización:

1. Los no nacidos en el territorio del Istmo, que al tiempo de la promulgación de la Constitución estuvieren desempeñando funciones públicas del Estado.

2. Los no nacidos en el territorio del Istmo, que al promulgarse esta Constitución residan en él, siempre que declaren ante el jefe del cantón que quieren ser istmeños.

3. Los nacidos en cualquiera parte del territorio de Colombia, o del de la Nueva Granada, fuera del Istmo, que vengan a residir en él, con tal que expresen su voluntad de ser istmeños ante el jefe del cantón.

4. Los extranjeros que obtengan carta de naturaleza, y los que habiéndola obtenido del gobierno de Colombia, o del de la Nueva Granada, vengan a domiciliarse en el Istmo, expresándolo así al jefe cantonal.

Artículo 8. Para obtener carta de naturaleza basta pedirla al gobernador del cantón donde resida el interesado.

Artículo 9. El gobernador, antes de expedir la carta de naturaleza, hará que el interesado, bajo de juramento, renuncie los vínculos que lo ligaban a otro gobierno, cualquier Título y orden de nobleza que tenga, y ofrezca sostener la Constitución y leyes del Estado.

Artículo 10. La ley detallará los términos y requisitos con que deben extenderse las cartas de naturaleza.

Artículo 11. En cabeza del marido quedan naturalizados la mujer, y los hijos menores de 21 años.

Artículo 12. Los istmeños de nacimiento, o por naturalización, que hayan perdido la ciudadanía por haberse naturalizado en país extranjero, la volverán a adquirir en el hecho de renunciar ante la autoridad, y en los términos que designa la ley, los vínculos que lo liguen a otra nación.

Artículo 13. Son deberes de los istmeños:

1. Vivir sometidos a la Constitución y a las leyes, respetar y obedecer a las autoridades establecidas por ellas.

2. Contribuir para los gastos públicos.

3. Servir y defender a la patria, haciéndole el sacrificio de su vida, si fuere necesario.

4. Velar sobre la conservación de las libertades públicas.»