Constitución de la República de los Estados Unidos de Brasil. 24 de Febrero de 1891

Ficha bibliográfica

Serie: Leyes 68
Portada: Benedito Calixto: Proclamación de la República de Brasil
Categories:En preparación, Historia, Leyes
Author:Autores varios
Categorías: Historia, Traducciones Etiquetas: Brasil, Latinoamérica, Siglo XIX

Descripción

Constitución de la República de los Estados Unidos de Brasil. 24 de Febrero de 1891

 

Fragmento de la obra

Nosotros, los representantes del pueblo brasileño, reunidos en Congreso Constituyente, para organizar un régimen libre y democrático, establecemos, decretamos y promulgamos la siguiente
CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE BRASIL

Título I. DE LA ORGANIZACIÓN FEDERAL
DISPOSICIONES PRELIMINARES
Artículo 1. La nación brasileña adopta como forma de gobierno, bajo el régimen representativo, la República Federativa, proclamada el 15 de noviembre de 1889, y se constituye, por unión perpetua e indisoluble de sus antiguas provincias, en Estados Unidos de Brasil.
Artículo 2. Cada una de las antiguas provincias formará un Estado y el antiguo municipio neutro constituirá el Distrito Federal, continuando a ser la capital de la Unión, mientras no se dé ejecución a lo dispuesto en el artículo siguiente.
Artículo 3. Queda perteneciendo a la Unión, en el planalto central de la república, una zona de 14.400 kilómetros cuadrados, que será oportunamente demarcada para en ella establecerse la futura capital federal.
Párrafo único. Efectuado el cambio de la capital, el actual Distrito Federal pasará a constituir un estado.
Artículo 4. Los estados pueden incorporarse entre sí, subdividirse o desmembrarse, para adjuntarse a otros, o formar nuevos estados, mediante aquiescencia de las respectivas asambleas legislativas, en dos sesiones anuales sucesivas, y aprobación del Congreso Nacional.
Artículo 5. Se delega a cada estado proveer, a expensas propias, las necesidades de su gobierno y administración; la Unión, sin embargo, prestará socorros al estado que, en caso de calamidad pública, lo solicitare.
Artículo 6. El Gobierno federal no podrá intervenir en negocios peculiares a los estados, salvo: 1. Para repeler invasión extranjera, o de un estado en otro; 2. Para mantener la forma republicana federativa; 3. Para restablecer el orden y la tranquilidad en los estados, a requisición de los respectivos gobiernos; 4. Para asegurar la ejecución de las leyes y sentencias federales.
Artículo 7. Es de la competencia exclusiva de la Unión decretar: 1. Impuestos sobre la importación de procedencia extranjera; 2. Derechos de entrada, salida y estadía de navíos, siendo libre el comercio de cabotaje a las mercancías nacionales, bien como a las extranjeras que ya tengan pago impuestos de importación; 3. Tasas de estampilla, salvo la restricción del artículo 9, § 1, n.º 1; 4. Tasas de los correos y telégrafos federales.
§ 1. También compete privativamente a la Unión: 1. La institución de bancos emisores; 2. La creación y mantenimiento de aduanas.
§ 2. Los impuestos decretados por la Unión deben ser uniformes para todos los estados.
§ 3. Las leyes de la Unión, los actos y las sentencias de sus autoridades serán ejecutadas en todo el país por empleados federales, pudiendo, todavía, la ejecución de las primeras ser confiada a los gobiernos de los estados, mediante anuencia de éstos.
Artículo 8. Es vedado al Gobierno federal crear, de cualquier modo, distinciones y preferencias en favor de los puertos de unos contra los de otros estados.
Artículo 9. Es de la competencia exclusiva de los estados decretar impuestos: 1. Sobre la exportación de mercancías de su propia producción; 2. Sobre inmuebles rurales y urbanos; 3. Sobre transmisión de propiedad; 4. Sobre industrias y profesiones.
§ 1. También compete exclusivamente a los estados decretar: 1. tasas de estampillas en cuanto a los actos emanados de sus respectivos gobiernos y negocios de su economía; 2. contribuciones concernientes a sus telégrafos y correos.
§ 2. Está exenta de impuestos, en el estado por donde se exporta, la producción de los otros Estados.
§ 3. Solo es lícito a un estado tributar la importación de mercancías extranjeras, cuando están destinadas al consumo en su territorio, revirtiendo, sin embargo, el producto del impuesto para el Tesoro federal.
§ 4. Se garantiza a los estados el derecho de establecer líneas telegráficas entre los diversos puntos de sus territorios, entre estos y los de otros estados, que no se encuentran servidos por líneas federales, pudiendo la Unión desapropiarlas cuando fuera de interés general.
Artículo 10. Es prohibido a los estados tributar bienes y rentas federales o servicios a cargo de la Unión, y recíprocamente.

Constitución de la República de los Estados Unidos de Brasil