Constitución de la República Portuguesa de 2 de abril de 1976

Ficha bibliográfica

Serie: Leyes 115
Portada: Bandera de Portugal
Traductor: Autores varios
Category:Leyes
Author:Autores varios
Categoría: Cultos modernos Etiquetas: Portugal, Siglo XX

Descripción

Constitución de la República Portuguesa de 2 de abril de 1976

 

Fragmento de la obra

CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA PORTUGUESA
(de 2 de abril de 1976)

PREÁMBULO

El 25 de abril de 1974 el Movimiento de las Fuerzas Armadas derribo el régimen fascista, coronando la larga resistencia del pueblo portugués e interpretando sus sentimiento profundos.
Liberar a Portugal de la dictadura, la opresión y el colonialismo ha representado una transformación y el comienzo de una inflexión histórica de la sociedad portuguesa.
La Revolución ha devuelto a los portugueses los derechos y libertades fundamentales. En ejercicio de estos derechos y libertades se reunieron los legitimos representantes del pueblo para elaborar una Constitución que correspondiese a las aspiraciones del país.
La Asamblea Constituyente proclama la decisión del pueblo portugués de defender la independencia nacional, de garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos, de establecer los principios básicos de la democracia, de asegurar la primacía del Estado de derecho democrático y de abrir la senda hacia una sociedad socialista, dentro del respeto a la voluntad del pueblo portugués y con vistas a la construcción de un país más libre, más justo y más fraterno.
La Asamblea Constituyente, reunida en sesión plenaria el 2 de abril de 1976, aprueba y decreta la siguiente Constitución de la República portuguesa:

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

Artículo 1. De la República portuguesa
Portugal es una República soberana, basada en la dignidad de la persona humana y en la voluntad popular y empeñada en la transformación en una sociedad sin clases.

Artículo 2. Estado democrático y transición al socialismo
La República portuguesa es un Estado democrático, basado en la soberanía popular, en el respeto y la garantía de los derechos y libertades fundamentales y en el pluralismo de expresión y de organización política democráticas, y tiene por objetivo asegurar la transición hacia el socialismo mediante la creación de condiciones para el ejercicio democrático del poder por las clases trabajadoras.

Artículo 3. Soberanía y legalidad 
1. La soberanía, una e indivisible, reside en el pueblo, que la ejerce con arreglo a las modalidades previstas en la Constitución.
2. El Movimiento de las Fuerzas Armadas, en su calidad de garante de las conquistas democráticas y del proceso revolucionario, participa, en alianza con el pueblo, en el ejercicio de la soberanía, según los terminos de la Constitución.
3. Los partidos políticos concurren a la organización y expresión de la voluntad popular, dentro del respeto a los principios de la independencia nacional y la democracia política’.
4. El Estado esta sometido a la Constitución y se funda en la legalidad democrática.

Artículo 4. De la ciudadanía portuguesa
Son ciudadanos portugueses todos aquellos que sean considerados como tales por la ley o por una convención internacional.

Artículo 5. Del territorio 
1. Portugal abarca el territorio históricamente delimitado en el continente europeo y los archipiélagos de las Azores y Madera.
2. El Estado no podrá enajenar parte alguna del territorio portugués o de los derechos de soberanía que ejerza sobre aquel, sin perjuicio de las rectificaciones de fronteras.
3. La ley definirá la extensión y el límite de las aguas territoriales y los derechos de Portugal a los fondos marinos contiguos.
4. El territorio de Macao, sujeto a la administración portuguesa, se regirá por un Estatuto adecuado a su situación especial.