Constitución de las Provincias Unidas en Sudamérica

Ficha bibliográfica

Serie: Leyes 69
ISBN ebook: 9788499539423
ISBN papel: 9788499535180
Páginas: 32
Portada: Acta de Independencia de Argentina
Categories:En preparación, Historia, Leyes
Author:Autores varios
Categorías: Cultos modernos, Historia Etiquetas: Latinoamérica, Siglo XIX

Descripción

Constitución de las Provincias Unidas en Sudamérica (Argentina), fue dictada el 22 de Abril de 1819 por el Congreso General Constituyente (1816-20).

 

Fragmento de la obra

CONSTITUCIÓN DE LAS PROVINCIAS UNIDAS EN SUDAMÉRICA DE 1819 (22 DE ABRIL DE 1819)

SECCIÓN PRIMERA. RELIGIÓN DEL ESTADO
Artículo I. La Religión Católica Apostólica Romana es la religión del Estado. El Gobierno le debe la más eficaz y poderosa protección y los habitantes del territorio todo
respeto, cualquiera que sean sus opiniones privadas.
Artículo II. La infracción del artículo anterior será mirada como una violación de las leyes fundamentales del país.

SECCIÓN II. PODER LEGISLATIVO
Artículo III. El Poder legislativo se expedirá por un Congreso Nacional compuesto de dos Cámaras, una de Representantes y otra de Senadores.

CAPÍTULO PRIMERO. CÁMARA DE REPRESENTANTES
Artículo IV. La Cámara de Representantes se compondrá de diputados elegidos en proporción de uno por cada veinticinco mil habitantes, o una fracción que iguale el número de diecisiete mil.

Artículo V. Ninguno podrá ser elegido representante sin que tenga las calidades de siete años de ciudadano antes de su nombramiento, veintiséis de edad cumplidos, un fondo de cuatro mil pesos al menos, o en su defecto, arte, profesión u oficio útil. Que sea del fuero común y no esté en dependencia del Poder Ejecutivo por servicio a sueldo.
Artículo VI. Durarán en su representación cuatro años, pero se renovarán por mitad al fin de cada bienio. Para verificarlo los primeros representantes, luego que se reúnan, sortearán los que deben salir en el primer bienio. El reemplazo de éstos se hará por los que con la anticipación conveniente elijan los pueblos a quienes correspondan.
Artículo VII. La Cámara de Representantes tiene exclusivamente la iniciativa en materia de contribuciones, tasas e impuestos, quedando al Senado la facultad de remitirlas, rehusarlas u objetarles reparos.
Artículo VIII. Ella tiene el derecho privativo de acusar de oficio, o a instancia de cualquier ciudadano, a los miembros de los tres Grandes Poderes, a los Ministros de Estado, Enviados a las Cortes extranjeras, Arzobispos y Obispos, Generales de los ejércitos, Gobernadores y jueces superiores de las provincias y demás empleados de no inferior rango de los nombrados: por los delitos de traición, concusión, malversación de los fondos públicos, infracción de Constitución u otros que según las leyes merezcan pena de muerte o infamia.
Artículo IX. Los representantes serán compensados por sus servicios con la cantidad y del fondo que señale la Legislatura, siendo su distribución del resorte exclusivo de dicha Cámara.