Correspondencia oficial

3.00

Book Information

Serie:Historia-Viajes 40
ISBN ebook:9788498976878
ISBN papel:9788498975161
Páginas:74
Portada:Mapa de la Ciudad de la Asunción de 1786
Prólogo de:Pedro de Angelis
Tablas informativas:Félix de Azara
Category:
Author:

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Entre varios papeles que dejó Félix de Azara en poder de su compañero y amigo, don Pedro Cerviño, se hallaba el borrador autógrafo de su Correspondencia oficial inédita sobre los trabajos de demarcación: documento importante, que contiene la historia de las controversias suscitadas por los Comisarios portugueses, con varias observaciones sobre el tratado de 1777.
En él se señalan los errores de los negociadores; sobre todo el de hacer pasar la línea de demarcación por dos ríos (Ygurey y Corrientes), que, o no existen, o no se hallan donde ellos los habían colocado. Solo al cabo de muchas investigaciones pudo descubrirlos el autor de esta correspondencia, el primero en el Yaguarey, o Igurey de d’Anville, y el segundo en el río Appa.

 

Fragmento de la obra

I. Al gobernador del Paraguay, sobre límites
Muy señor mío:
Asunción, 27 de febrero de 1784
Debiendo yo demarcar los límites de esta Provincia y el Brasil según el último tratado, por el cual deben quedar cubiertas nuestras posesiones, necesito que Vuestra Señoría me informe de las que tiene esta Provincia en su parte septentrional: explicándome no solo los pueblos, sino también sus jurisdicciones, pastos y yerbales.
Señor don Pedro Melo de Portugal.
Nuestro Señor, etc.

II. Al virrey, sobre demarcación
Excelentísimo señor:
Asunción, 12 de abril de 1784
Leídos con atención los papeles que el señor don José Varela me dio cuando salí de esa, concebí que la línea divisoria debía seguir el río Igatimí hasta su origen; y luego, según el artículo 4.º del tratado, dirigirse al norte por la cresta de una serranía que corre de sur a porte entre los ríos Paraná y Paraguay: hasta que se pudiese, cayendo al oeste, cubrir los pastos y yerbales de dos pueblos que tenemos al norte del Ipané, y deben quedar por nosotros, conforme al artículo 16 del tratado, y a la orden de Su Majestad de 1 de abril de 1782.
Marcada así esta línea hasta el río Paraguay, vi que, según el artículo 6.º del mismo tratado, debía señalarse otra para los portugueses, dejando competente espacio neutral entre ambas. Y como los bárbaros Mbayás posean las tierras entre dicha serranía y el río Paraguay, que desde dichos pueblos se extienden al norte como 30 o 40 leguas, me pareció que podrían dejarse neutrales estos indios y sus posesiones, quedando de este modo imposibilitada la comunicación de los vasallos de ambas coronas por esta parte, que es uno de los fines del tratado. Así pensé, hasta que vi la respuesta que me dio este gobernador, cuando le pregunté la extensión de los pastos y yerbales de los dos referidos pueblos.

Edición de referencia: Buenos Aires, Imprenta del Estado, 1836.