Crónica de la Nueva España II

Ficha bibliográfica

Serie: Historia 102
ISBN ebook: 9788499530260
ISBN papel: 9788498168853
Páginas: 456
Portada: Juan Gómez de Trasmonte: Ciudad de México
Category:
Author:

Categorías: , Etiquetas: , , , ,

Descripción

Francisco Cervantes de Salazar escribió su Crónica de la Nueva España por encargo del rey Felipe II. Esta obra destaca por sus datos sobre las culturas indígenas autóctonas, de gran valor antropológico, y por la visión que ofrece sobre la conquista y la gesta de Hernán Cortés. Además de su cercanía con la cultura mexicana, Cervantes de Salazar tuvo como referencias para este libro las Cartas de relación, del propio Cortés, y la Crónica de Francisco López de Gómara.

Edición de referencia: Madrid, Editorial Atlas, 1971.

 

Fragmento de la obra

Libro IV. Continuación

Capítulo LXXIII. Cómo Sandoval vino a Tapaniquita, don de Cortés estaba, y de cómo vinieron los cempoaleses a quejarse de Narváez, y lo que sobre ello pasó
En el entretanto que estas cosas pasaban, el campo de Cortés, marchando poco a poco, vino a Cotastla, donde estuvo tres días padeciendo gran necesidad de comida, porque sin los indios de servicio y otros muchos que acompañaban el campo, los españoles eran doscientos y más, y comieron solamente ciruelas, que a ser de otra nación, se corrompieran y murieran los más. De allí, nada hartos, partieron para Tapaniquita, donde hallaron algún refrigerio, porque hallaron un poco de maíz que comer. Detuviéronse allí cuatro días, así por esperar a Gonzalo de Sandoval, que andaba huyendo por la sierra arriba con la gente de la Villa que había quedado en la mar, como por rehacerse del trabajo y hambre que en el pueblo antes habían padecido. Al cabo de los cuatro días, a toda prisa, llegaron unos indios con cartas de Sandoval, las cuales contaban cómo había desamparado la Villa por no juntarse con Narváez, y las demás particularidades que cerca de ello acaecieron, y que aquella noche sería con su Merced. Estuvo Sandoval y los suyos casi un día en pasar el río. Holgóse mucho Cortés con las cartas, subió luego a caballo con otros algunos caballeros y salió a recibir a Sandoval, así porque lo merecía, como porque hacía mucho al caso su venida, para salir con la demanda que llevaba. Llegó bien tarde Sandoval, abrazólo Cortés, holgóse por extremo con él, que era valiente y de buen seso; fue hasta entrar en el pueblo, preguntándole muchas cosas, cenaron luego, aunque no, eran menester muchos cocineros para adereszar la cena, que era poca y ruin.

También te recomendamos…