De Madrid a Nápoles

4.00

Ficha bibliográfica

Serie:Historia-Viajes 7
ISBN ebook:9788499530383
ISBN papel:9788498163872
Páginas:726
Portada: Gaspare Vanvitelli: La gruta de Posillipo
Notas de:Pedro Antonio de Alarcón
Tablas informativas:Pedro Antonio de Alarcón
Category:
Author:

Categoría: Etiquetas: , , ,

Descripción

De Madrid a Nápoles es un gran libro de viajes. En él se narra el itinerario que se indica en el título, que llevó a Pedro Antonio de Alarcón a recorrer Francia, Suiza e Italia. Sus minuciosas descripciones de lo cotidiano y de lo insólito han hecho de este libro una referencia de este género.

Edición de referencia: Madrid, Ediciones Fax, 1943.

 

Fragmento de la obra

I. Marsella
El día 29 de agosto de 1860, a las ocho y media de la noche, salí de Madrid en el tren-correo con dirección a Valencia, a donde llegué al día siguiente a las doce de la mañana.
Valencia era para mí una antigua conocida y hasta una amiga si queréis. Por otro lado, yo la he descrito ya muchas veces en prosa y verso. Haré, pues, esta vez lo que hice aquel día; que fue entrar por una puerta y salir por otra, después de haber visado mi pasaporte en el consulado de Francia y de haber tomado mi pasaje en el vapor Philippe-Auguste, de las Mensajerías Imperiales, que debía partir aquella tarde para Marsella.
A eso de las cinco encontrábame ya a bordo. Tomé posesión del camarote en que había de vivir dos días, y subí sobre cubierta a hacer lo que hace toda persona bien nacida cuando abandona su patria: a mirarla con ojos de amor hasta perderla de vista.
A las seis levamos anclas y el vapor se puso en movimiento.
La mar estaba tranquila…, el Sol se había hundido tras el cabo de la Nao… Yo pensé en lo que se piensa y sentí lo que se siente en momentos semejantes. Bendije con la intención patria, familia y amigos, y cuanto dejaba en pos de mí…, y la campana me llamó a comer.
Encogime de hombros y penetré en el salón de popa.
Los franceses son siempre los mismos: lógicos y utilitarios; hombres de talento y talentos materialistas. Ellos han establecido esta costumbre de sentarse a la mesa en el momento de emprender una navegación; costumbre ventajosa si las hay. Esa comida prepara y conforta el cuerpo contra el mareo o mal de mar, y distrae el alma de sus despedidas melancólicas.