Discurso en defensa del talento de las mujeres

Book Information

Serie: Pensamiento 7
ISBN ebook: 9788498979022
ISBN papel: 9788498167832
Páginas: 36
Portada: Mela Koheler: Wiener Werkstatte Dress
Category:Pensamiento
Author:Josefa Amar y Borbón
Categoría: Cultos modernos Etiquetas: España, Siglo XVIII

Descripción

Discurso en defensa del talento de las mujeres (1786) es un brillante ensayo a favor de la emancipación femenina escrito en la España del siglo XVIII. El pilar fundamental sobre el que Josefa Amar y Borbón construye su discurso —sin cuestionar la igualdad intelectual entre hombres y mujeres— es la exigencia del acceso a la educación, «instrucción» o «ilustración», para poner fin a la «ignorancia absoluta» a la que han sido relegadas la mujeres por parte del varón y que las coloca en una situación similar a la del amo y el esclavo.

Edición de referencia: Memorial Literario VIII, N.º 32, Agosto de 1876, 400-430.

 

Fragmento de la obra

Cuando Dios entregó el mundo a las disputas de los hombres, previó, que habría infinitos puntos, sobre los cuales se altercaría siempre, sin llegar a convenirse nunca. Uno de estos parece que había de ser el entendimiento de las mujeres. Por una parte los hombres buscan su aprobación, les rinden unos obsequios, que nunca se hacen entre sí; no las permiten el mando en lo público, y se le conceden absoluto en secreto; las niegan la instrucción, y después se quejan de que no la tienen: Digo las niegan, porque no hay un establecimiento público destinado para la instrucción de las mujeres, ni premio alguno que las aliente a esta empresa. Por otra parte las atribuyen casi todos los daños que suceden. Si los héroes enflaquecen su valor, si la ignorancia reina en el trato común de las gentes, si las costumbres se han corrompido, si el lujo y la profusión arruinan las familias, de todos estos daños son causa las mujeres, según se grita. Estas mismas tampoco están de acuerdo sobre su verdadera utilidad. Apetecen el obsequio y el incienso; están acostumbradas de largo tiempo a uno y a otro; pero no procuran hacerlo más sólido, mereciéndolo de veras, como sucedería, si a las gracias exteriores, y pasajeras, que ahora cultivan, uniesen las intrínsecas y duraderas.