Don Domingo de don Blas

3.00

Ficha bibliográfica

Serie:Teatro 314
ISBN ebook:9788498970418
ISBN papel:9788498162172
Páginas:142
Portada:Alfonso III el Magno y la reina Jimena. Liber Testamentorum Ecclesiæ Ovetensis.
Category:
Author:

Etiquetas: , ,

Descripción

Don Domingo de don Blas relata la historia de Don García, el hijo rebelde de Alfonso III, quien, tras ser nombrado el nuevo rey de León, promueve a la privanza a don Domingo. En esta comedia de Juan Ruiz de Alarcón el personaje hace comentarios muy agudos y satiriza las costumbres en una reflexión sin precedentes sobre el poder en la España medieval.

 

Fragmento de la obra

Jornada primera

(Salen don Juan, con unas llaves, y Beltrán.)

Juan: La casa no puede ser
más alegre y bien trazada.

Beltrán: Para ti fuera extremada,
pues vinieras a tener
pared en medio a Leonor;
mas piden adelantados
por un año cien ducados
y estás sin blanca, señor.

Juan: Yo pierdo mil ocasiones
por tener tan corta suerte.

Beltrán: Pues ya no esperes valerte
de trazas y de invenciones.
No hay embuste, no hay enredo
que puedas lograr agora
porque todos ya en Zamora
te señalan con el dedo,
de suerte que me admiró
que no temiese el empeño
de sus llaves, cuando el dueño
de la casa me las dio.

Juan: Nada me tiene afligido
como ver que he de perder
a Leonor, después de haber
sus favores merecido,
y después que me ha costado
tanta hacienda el festejarla,
servirla y galantearla.

Beltrán: Con eso me has [acordado] una bien graciosa historia
que has de oír aunque esté triste.
Bien pienso que conociste
a Pedro Núñez de Soria.

Juan: En Castilla le traté
y era hombre amable y gustoso.

Beltrán: Ése, pues poco dichoso,
tan pobre en un tiempo fue
que por alcanzar apenas
para el sustento, jugaba
la mohatra y adornaba
todo de ropas ajenas.
Riñó su dama con él
y, en un cuello que traía,
ajeno como solía,
hizo un destrozo cruel.
El dueño, cuando entendió
la desdicha sucedida,
a la dama cuellicida
fue a buscar, y así la habló:
«Una advertencia he de haceros
por si acaso os enojáis
otra vez, y es que riñáis
con vuestro galán en cueros;
que cuando la furia os viene,
el vestido le embestís,
haced cuenta que reñís
con cuantos amigos tiene.»