Don Juan de Austria

Ficha bibliográfica

Serie: Teatro 161
ISBN ebook: 9788498970432
ISBN papel: 9788496428218
Páginas: 152
Portada: Alonso Sánchez Coello: Don Juan de Austria a los catorce años
Category:Teatro
Author:Mariano José de Larra
Categoría: Cultos modernos Etiquetas: España, Siglo XIX

Descripción

Mariano José de Larra retrata en esta obra la personalidad de Don Juan de Austria, que siempre ha sido enfrentada a la de su hermano Felipe II, saliendo beneficiado el primero. Juan es el vencedor de Lepanto mientras el monarca nos parece un hombre huraño y triste, encerrado en El Escorial.
Don Juan era hijo natural del emperador Carlos V y Bárbara Blomberg. Estudió en Alcalá de Henares, junto a Alejandro Farnesio y el príncipe Carlos.

 

Fragmento de la obra

Acto I

Una librería en casa de don Rodrigo: en los alrededores de Toledo.

Escena I

Don Rodrigo, Ginés con bujías en la mano, Domingo

Rodrigo: Alumbra, Ginés. Véalos yo después de tres días de ausencia, mis caros libros, mis amigos y mis consejeros… (Separando las luces que Ginés acerca.) ¡Eh! no tan cerca; ¿quieres hacer un auto de fe con mi biblioteca? ¡Por Santo Domingo! esos libros son mejores cristianos que tú y que yo. ¿No debo a su intervención la conversión a Dios del mozo más mundano de entrambas Castillas? (¡Pobre don Juan! ¡Sepultar dentro de un hábito tan raras y tan altas prendas! Pero así lo quiso el emperador, mi señor, y nuestro nuevo rey don Felipe ha jurado no reconocerle sino con esta condición.) ¿Eh? Paréceme que oigo ruido en su aposento. (Acercándose a una puerta lateral.). Don Juan, hijo mío, ¿no dormís?

Una voz de adentro: Padre y señor, estoy en oración.

Rodrigo: ¡Santa palabra! (A don Juan.) Proseguid, hijo mío; mi regreso después de tan corta ausencia no ha de turbaros en vuestros piadosos deberes hacia el Padre común de todos los hombres. (A Ginés.) Ven hacia esta parte, y hablemos bajo. Ginés, ¿qué ha hecho mi hijo durante mi viaje? ¿Ha asistido todos los días al templo a la hora acostumbrada?

Ginés: A la hora acostumbrada.

Rodrigo: ¿Su estancia en él era larga?

Ginés: Larga.

Rodrigo: ¿Al ir o al volver no has visto nada sospechoso?

Ginés: Nada sospechoso.

Rodrigo: ¿No has recibido para él ninguna carta?

Ginés: Ninguna carta.

Domingo: Fuera de esta. (Deslizándola por debajo de la puerta de don Juan.) Ya está en el buzón.

Rodrigo: Estoy satisfecho. Sírveme siempre con el mismo celo.

Ginés: Con el mismo celo.