El conde don García de Castilla

Book Information

Serie: Teatro 445
ISBN ebook: 9788498972085
ISBN papel: 9788498168457
Páginas: 78
Portada: José María Rodríguez de Losada: Retrato de Bermudo III
Category:Teatro
Author:Lorenzo María de Villarroel
Categoría: Cultos modernos Etiquetas: España, Siglo XVIII

Descripción

El conde don García de Castilla es una tragedia de Lorenzo María de Villarroel ambientada en el reinado de Bermudo III cuyo gobierno estuvo marcado por un suceso acaecido en su capital, León.
En 1029, el conde castellano García Sánchez acudió a la ciudad de León para casarse con Sancha, la hermana de Bermudo III. Una vez allí, fue asesinado por integrantes de la familia Vela, en venganza de una afrenta. Bermudo invadió entonces Castilla para tratar de hacer valer sus derechos, obtenidos por su matrimonio con Munia, hermana del fallecido, y conquistó las tierras comprendidas entre los ríos Cea y Pisuerga.

Argumento
El conde don Vela, abuelo de Rodrigo, Íñigo, y Diego (de quienes se hablará después), o por ambición, o por la ferocidad de su genio, tuvo varias desavenencias con Garci-Fernández, segundo conde Soberano de Castilla. Llegó la cosa a términos, que fue preciso contener su orgullo, mandando se le arrestase: tuvo noticia de esta providencia: pasa a Córdoba, y ganando la voluntad del rey Moro, consiguió entrase con sus Tropas en los Estados del conde: sale éste a su oposición: diose la Batalla, y quedaron los Agarenos bien escarmentados, sin embargo de que animados del conde Vela, pelearon con desesperación: volvió éste con las reliquias del ejército a Córdoba, donde murió.
Muere también en Castilla Garci-Fernández, y le sucede su hijo Sancho, que casó con doña Urraca, de quien tuvo a doña Nuña, doña Teresa, y don García, que sucedió a su padre a los ocho años de edad, y quedó a la tutela del conde don Rodrigo Vela, que había sido su padrino de Pila.
Parece que poco satisfechos los Castellanos de su gobierno, dispusieron separarle del lado del joven don García; con este motivo pasa don Vela con sus hermanos al servicio de Bermudo III, rey de León; halló en éste más acogimiento del que podía esperar, y abusando de esta confianza para cometer una de las mayores maldades, que nos presenta la Historia, trató simuladamente el casamiento de don García con doña Sancha, infanta de León, hermana de Bermudo, y su única presuntiva heredera, por haber faltado sin sucesión su mujer doña Teresa de Castilla. Concluidos los tratados a devoción, y placer de don Vela, se dio aviso al conde don García, joven de catorce años. Pasa éste a León en compañía de su cuñado Sancho IV de Navarra, y en el camino ganan a los Moros la Batalla de Monzón, pueblo situado entre Valladolid, y Palencia. Por motivos que se ignoran, no pasó el rey don Sancho de la Villa de Sahagún, distante de León como dos jornadas.
Entra en esta Corte con una comitiva numerosa, y lucida de Castellanos, y Navarros el conde don García, a quien en el mismo día de sus bodas mataron alevosamente los nietos del conde don Vela, olvidándose de los beneficios, que había recibido el conde don Sancho, padre de don García, restituyendolos todos los Estados, empleos, y dignidades, que había confiscado a su abuelo el conde Garci-Fernández. No pudieron los traidores ser aprendidos, porque las meditadas, si bien detestables disposiciones, que habían tomado en su inicuo proyecto, les facilitaron la fuga a Monzón, donde se hallaba el conde Fernán Gutierre, que se había sublevado en la menor edad del conde don García. Permanecieron allí los Velas, hasta que fueron aprendidos, o, como dicen otros, entregados por el mismo Fernán Gutierre.
Los amores de Guiomar trajeron al servicio del rey de León a Fernán Gutierre, a quien como noble abandonó en sus inicuas ideas, y maquinaciones.
Esta digresión está enlazada con la historia, siendo la muerte del desgraciado conde don García todo el asunto de la Tragedia.