El lazarillo de ciegos caminantes

3.00

Ficha bibliográfica

Serie:Narrativa 56
ISBN ebook:9788490074534
ISBN papel:9788490077559
Páginas:266
Portada:Estampilla de correos argentina
Prólogo de:José Luis Busaniche
Category:
Author:

Categoría: Etiquetas: , , , , ,

Descripción

El Lazarillo de ciegos caminantes es un extenso itinerario que va desde Montevideo hasta Lima por Buenos Aires, Córdoba, Salta, Potosí, Chuquisaca y Cuzco.
La obra ofrece una visión muy concreta y exacta de la vida americana durante la colonia. Narra con precisión el ambiente de las ciudades, los usos y costumbres de sus habitantes; y con el mismo detalla relata también los la rutina de la vida rural.
Hasta hoy se ha discutido la autoría de la obra. Pero aunque se trate de Don Calixto Bustamante Carlos, alias Concolorcorvo, o Alonso Carrió de la Vandera, lo que es indudable es que representa un texto testimonial irreemplazable, donde el talante picaresco del que fuera su autor, no enturbia la visión precisa y verídica de la vida y usanza de finales del siglo XVIII en estas tierras tan virginales.

 

Fragmento de la obra

Si fuera cierta la opinión común, o llámese vulgar, que viajero y embustero son sinónimos, se debía preferir la lectura de la fábula a la de la historia. No se puede dudar, con razón, que la general extractó su principal fondo de los viajeros, y que algunas particulares se han escrito sobre la fe de sus relaciones. Las cifras de los peruleros en quipus, o nudos de varios colores, los jeroglíficos o pinturas de los mexicanos, la tradición de unos y otros, vertida en cuentos y cantares y otros monumentos corresponden (acaso con más pureza) a nuestros roídos pergaminos, carcomidos papeles, inscripciones sepulcrales, pirámides, estatuas, medallas y monedas, que por su antigüedad no merecen más crédito, porque así como no estorban las barbas para llorar, no impiden las canas para mentir. Con estos aparatos y otros casi infinitos se escribieron todas las historias antiguas y modernas. Los eruditos ponen las primeras en la clase de las fábulas, y a las segundas las comparan a las predicciones de los astrólogos, con la diferencia de que éstos, como conferencian con los dioses, anuncian lo futuro, y aquéllos, no pudiendo consultar más que con los mortales, solo hacen presentes los sucesos pasados.