El político

ISBN CM: 9788490075173
ISBN rústica: 9788498167252

SKU: 9788498975079 Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

El político pertenece al género denominado «espejo de príncipes» o «instrucción de príncipes y caballeros», que se cultivó en Oriente y Occidente, cuyo fin era ilustrar a quienes iban a ser gobernantes para que administrasen bien la autoridad y el poder en los territorios bajo su soberanía. Aunque tal vez la obra más conocida en este género sea El Príncipe de Maquiavelo, escrita en 1513, también El político don Fernando el Católico de Baltasar Gracián, escrita en 1640, es uno de los ejemplos más notables del mismo en lengua española. La obra presenta la forma de un encomio de Fernando el Católico, a quien se considera el mejor y mayor rey de la monarquía española. En ella se describen las ejemplares dotes políticas y virtudes de Fernando para que otros hombres políticos —incluido Felipe IV— puedan emularlas.

 

Fragmento de la obra

Pongo un rey a todos los pasados; propongo un rey a todos los venideros: don Fernando el Católico, aquel gran maestro del arte de reinar, el oráculo mayor de la razón de Estado.

Sera éste (¡oh, excelentísimo Duque, Mecenas y maestro mío juntamente), no tanto cuerpo de su historia cuanto alma de su política; no narración de sus hazañas, discurso sí de sus aciertos; crisis de muchos reyes, que no panegiris de uno solo, debida a la magistral conversación de Vuestra Excelencia, lograda de mi observación.

Comentaré algunos de sus reales aforismos, los más fáciles, los accesibles, que los primorosos, los recónditos, esos cederlos he a quien presumiere alcanzarlos. Apreciaré reglas ciertas, no paradojas políticas, peligrosos ensanches de la razón, estimando más la seguridad que la novedad.

Protesto que no alienta mi pluma el favonio de la lisonja, pues nunca esta buscó tan remotos los asuntos. Excusa, sí, mi osadía, y aun la solicita, mi suerte de hallarme, digo, con muchas noticias eternizadas por su propia real católica mano; deformes caracteres, pero informados de mucho espíritu. Oráculo dos veces por lo arcano de la inscripción, y más por lo profundo del pensamiento.

Quedó envidiando a Tácito y a Comines las plumas, mas no el cetro; el espíritu, mas no el objeto.

Fundó Fernando la mayor monarquía hasta hoy en religión, gobierno, valor, estados y riquezas; luego fue el mayor rey hasta hoy.