Historia de los heterodoxos españoles. Libro I

Ficha bibliográfica

Serie: Religión 29
ISBN ebook: 9788498970944
ISBN papel: 9788498166262
Páginas: 418
Portada: Francisco de Goya: Duelo a garrotazos
Notas de: Marcelino Menéndez y Pelayo
Categories:Pensamiento, Religión
Author:Marcelino Menéndez y Pelayo
Categoría: Ediciones anotadas Etiquetas: España, Siglo XIX

Descripción

Historia de los heterodoxos españoles. Libro I. Marcelino Menéndez y Pelayo

«Sin la historia eclesiástica (ha dicho Hergenroether) no hay conocimiento completo de la ciencia cristiana, ni de la historia general, que tiene en el cristianismo su centro. Si el historiador debe ser teólogo, el teólogo debe ser también historiador para poder dar cuenta del pasado de su Iglesia a quien le interrogue sobre él o pretenda falsearlo. […] Nada envejece tan pronto como un libro de historia. […] El que sueñe con dar ilimitada permanencia a sus obras y guste de las noticias y juicios estereotipados para siempre, hará bien en dedicarse a cualquier otro género de literatura, y no a éste tan penoso, en que cada día trae una rectificación o un nuevo documento. La materia histórica es flotante y móvil de suyo, y el historiador debe resignarse a ser un estudiante perpetuo…». A pesar de que, como admitía Menéndez y Pelayo en las «Advertencias preliminares» a la segunda edición de la Historia de los heterodoxos españoles de 1910, «nada envejece tan pronto como un libro de historia», ésta sigue siendo una obra sumamente erudita y un documento de incomparable interés para entender el pensamiento conservador de un sector significativo de la sociedad española de principios del siglo XX.

 

Fragmento de la obra

Capítulo I. Prisciliano y los priscilianistas

Preliminares. El gnosticismo y los gnósticos. Pasan a España estas doctrinas. Marco. Elpidio. Agape. El gnosticismo en Galicia. Prisciliano. Instancio y Salviano. Opónense al priscilianismo Agidino, obispo de Córdoba, e Idacio, metropolitano de Mérida. Concilio de Zaragoza. Caída de Agidino. Prisciliano, obispo de Ávila. Provisiones del emperador Graciano. Viaje de Prisciliano y sus secuaces a Roma. Vuelta a España. Persecuciones de lthacio. Concilio de Burdeos. Condenación de los priscilianistas. Apelan al emperador. Sentencia y suplicio de Prisciliano y otros herejes. Destierro de Instancio. Esfuerzos de san Martín de Tours contra el celo fanático de los ithacianos. Escritos de Prisciliano, perdidos: los cita san Jerónimo. Apología de Tiberiano Bético. Obras de Dictinio, obispo de Astorga. Otros priscilianistas: Latroniano, Felicísimo, Aurelio y Asarino. Juliano Armenio. Fin del priscilianismo. Su relación con doctrinas filosóficas anteriores. Su representación en nuestra historia científica como anillo desprendido de la cadena de la filosofía ibérica. Enlace del priscilianismo con herejías y sistemas metafísicos anterior. ¿Tenía alguna relación con los ritos célticos conservados en Galicia y otras regiones del norte de España aun después de la propagación del cristianismo?
Apéndice al capítulo de Prisciliano. Ithacio y la secta de los ithacianos. Otras herejías que tuvieron secuaces en la España romana. El falso Elías y el obispo Rufo. Los donatistas y Lucila. ¿Fue español Vigilancio?
Fuentes: San Jerónimo, De Viris Illustribus, y la carta 75, n.º 3 de la clase 5.ª en la edición de Verona 1734. El Cronicón de san Próspero, incluido en el tomo VIII de la misma edición de san Jerónimo. Sulpicio Severo, en sus Diálogos y en la Historia Sacra. Honorio de Autún, De luminaribus Ecclesiae. Catálogo de las herejías, de Filastrio, etc. De Tiberiano habla san Jerónimo en el capítulo 123 De Viris Illustribus, y de Dictinio el papa san León en la epístola ad Turribium (tomo 1, página 2.ª de la edición de san Mauro), así como las actas del primer concilio Toledano. Véase, además, la España sagrada, las colecciones de concilios nacionales, en que está el de Zaragoza; las generales de Labbé, Mansi, etc., en que aparece el de Burdeos; las historias eclesiásticas de España y muchas otras en que, de propósito o por incidencia, se habla de priscilianistas e ithacianos. Hay un estudio especial muy curioso, el del presbítero urgelitano Girvés, impreso en Roma (1750) con el título De secta Priscilianistarum dissertatio. En varios libros hay noticia de un obispo Peregrino, contradictor de Prisciliano. Modernamente han hablado de éste y de su herejía don Vicente de la Fuente en su Historia eclesiástica de España; don Manuel Murguía en la suya de Galicia, y otros autores.
Sobre Lucila, protectora de los donatistas, véanse las epístolas de san Agustín passim, así como el libro I de Optato Milevitano De schismate Donatistarum. La historia del falso Elías y del obispo Rufo se halla en la vida de san Martín de Tours, que escribió Sulpicio Severo.

También te recomendamos…