La gran sultana doña Catalina de Oviedo

3.00

Número de serie: Teatro 119
ISBN ebook: 9788498169850
ISBN papel: 9788496428546
Páginas: 128
Portada: Sultán Murad III
Category:
Author:

Etiquetas: , , , ,

Descripción

La gran sultana doña Catalina de Oviedo es una comedia de Miguel de Cervantes, ambientada en Constantinopla hacia 1600.
La obra se inspira en la historia de Catalina de Oviedo, esclava del gran sultán turco Amurates III, quien se enamoró de ella y la liberó para desposarla, permitiéndole conservar sus costumbres y sus creencias cristianas.
Tres comedias de Miguel de Cervantes Saavedra muestran su imagen del mundo islámico: La gran sultana doña Catalina de Oviedo, El gallardo español, y Los baños de Argel, también trata este tema El amante liberal, que narra una historia sentimental entre cristianos cautivos en Nicosia.

 

Fragmento de la obra

Jornada primera

(Sale Salec, turco, y Roberto, vestido a lo griego, y, detrás dellos, un Alárabe, vestido de un alquicel; trai en una lanza muchas estopas, y en una varilla de membrillo, en la punta, un papel como billete, y una velilla de cera encendida en la mano; este tal Alárabe se pone al lado del teatro, sin hablar palabra, y luego dice Roberto.)

Roberto: La pompa y majestad deste tirano,
sin duda alguna, sube y se engrandece
sobre las fuerzas del poder humano.
Mas, ¿qué fantasma es esta que se ofrece,
coronada de estopas media lanza?
Alárabe en el traje me parece.

Salec: Tienen aquí los pobres esta usanza
cuando alguno a pedir justicia viene
(que solo el interés es quien la alcanza):
de una caña y de estopas se previene,
y cuando el Turco pasa enciende fuego,
a cuyo resplandor él se detiene;
pide justicia a voces, dale luego
lugar la guarda, y el pobre, como jara,
arremete turbado y sin sosiego,
y en la punta y remate de una vara
al Gran Señor su memorial presenta,
que para aquel efecto el paso para.
Luego, a un bello garzón, que tiene cuenta
con estos memoriales, se le entrega,
que, en relación, después, dellos da cuenta;
pero jamás el término se llega
del buen despacho destos miserables,
que el interés le turba y se le niega.

Roberto: Cosas he visto aquí que de admirables
pueden al más gallardo entendimiento
suspender.

Salec: Verás otras más notables.
Ya está a pie el Gran Señor; puedes atento
verle a tu gusto, que el cristiano puede
mirarle rostro a rostro a su contento.
A ningún moro o turco se concede
que levante los ojos a miralle,
y en esto a toda majestad excede.

(Salen a este instante el gran Turco con mucho acompañamiento; delante de sí lleva un Paje vestido a lo turquesco, con una flecha en la mano, levantada en alto, y detrás del gran Turco van otros dos Garzones con dos bolsas de terciopelo verde, donde ponen los papeles que el gran Turco les da.)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.