La hija del aire II

3.00

Book Information

Serie:Teatro 60
ISBN ebook:9788498970807
ISBN papel:9788498164558
Páginas:152
Portada:Augusto Valli: Semíramis moribunda sobre la tumba de Nino
Category:
Author:

Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

La hija del aire (1653) es una pieza de Calderón de la Barca con base mitológica. Relata la historia de Semíramis, la reina de Asiria y fundadora de Babilonia, mujer seductora y guerrera, nacida bajo el signo de la violencia (su padre había violado a su madre, ésta lo había ejecutado y a su vez había muerto durante el parto). Semíramis, es acusada por el rey de Lidia de usurpar el poder que debía ser ejercido por Ninias (hijo de Semíramis y de Nino). Tras la acusación el rey de Lidia y Semíramis se declaran la guerra. El pueblo reclama el poder para Ninias y Semíramis renuncia, hace terribles amenazas al reino, y reaparece disfrazada de Ninias aprovechando el gran parecido que tiene con él.

 

Fragmento de la obra

Jornada primera

(Salen Músicos y soldados. Suenan cajas y trompetas y salen Astrea con un espejo, Libia con una fuente, y en ella una espada; Flora con otra y en ella un sombrero; todos los músicos descubiertos; detrás de todos, Semíramis, vestida de luto, suelto el cabello, como vistiéndose, y todas las mujeres sirviéndola.)

Semíramis: En tanto que Lidoro, Rey de Lidia,
áspid humano de mortal envidia,
viendo que yo, por muerte de Nino,
el reino rijo, osado y fuerte,
opuesto a mis hazañas,
de Babilonia infesta las campañas;
Babilonia eminente,
ciudad que en las cervices del Oriente
yo fundé, a competencia
de Nínive imperial, cuya eminencia
tanto a los cielos sube,
que fábrica empezando, acaba nube;
en tanto, pues, que ufano, altivo y loco
mi valor y sus muros tiene en poco,
porque vea su ejército supremo
que su venida bárbara no temo,
cantad vosotros, y a las roncas voces
de cajas y trompetas que veloces
embarazan los vientos,
repetidos respondan los acentos;
que aquéllos quellorosamente graves,
y lísonjeramente éstos suaves,
que me hablen es justo;
aquéllos al valor, y éstos al gusto.
Las almohadas llegad, idme quitando
estas trenzas, irélas yo peinando.

(Siéntase a tocar, sirviéndola todas con la mayor ostentación que se pueda.)

Músicos: «La gran Semíramis bella,
que es, por valiente y hermosa,
el prodigio de los tiempos
y el monstruo de las historias.
en tanto que el Rey de Lidia
sitio pone a Babilonia,
a sus trompetas y cajas
quiere que voces respondan;
y confusas las unas y las otras,
éstas suaves, cuando aquéllas roncas,
varias cláusulas hacen
la cítara de amor, clarín de Marte.»

(Toca un clarín y sale Friso por una parte y por otra Licas.)

Licas: Esta trompeta que animada suena,
en golfos de aire militar sirena…

Friso: Este clarín que canta lisonjero,
en jardines de pluma acude acero…

Licas: De paz haciendo salva, solicita
que hoy a un embajador se le permita
de Lidoro llegar a tu presencia.

Friso: Y para prevenir esta licencia,
cubierto el rostro, viene.
No sé el embozo qué misterio tiene.

También te recomendamos…