La industria y la suerte

3.00

Ficha bibliográfica

Serie:Teatro 351
ISBN ebook:9788498979282
ISBN papel:9788498163025
Páginas:136
Portada:Errol Flynn
Categories:,
Author:

Categoría: Etiquetas: , , , ,

Descripción

La industria y la suerte es una de la muchas versiones del clásico personaje de Don Juan. En esta ocasión se trata de un Don Juan más sensible sorprendido en cierto modo del amor que le ofrece una dama. Aquí Juan Ruiz de Alarcón se mueve entre la tensión de los personajes con su orígenes sociales y la fuerza interior y la voluntad de cambio.
En La industria y la suerte Ruiz de Alarcón se aparta por completo de la fórmula dramática de la Comedia Nueva. Su acción dramática se basa en los contrastes de protagonistas y villanos. Ruiz de Alarcón critica los vicios de la alta sociedad, los hidalgos vencen a los malévolos aristócratas y se casan con damas de una rígida alta sociedad.
Esta obra muestra, una vez más, la dualidad de carácter que siempre demostró Ruiz de Alarcón. Aquí desarrolla, por primera vez en su teatro, a un galán poco ortodoxo: libre del dictado divino y guiado por su razón y su pensamiento. Las variadas acciones relatadas en La industria y la suerte crean una pieza única en la literatura de Ruiz de Alarcón, construyendo personajes trazados con profundidad.

 

Fragmento de la obra

Jornada primera

(Salen don Juan y Jimeno, a un lado; y al otro, Arnesto y Sancho.)

Jimeno: ¡Que este mercader impida
tu amoroso pensamiento!

Sancho: ¡Que quiera estorbar tu intento
este desnudo! ¡Por vida!…

Juan: ¿Qué he de hacer? Tener paciencia.
Esté de mi parte Amor;
que yo tendré en mi favor,
aunque pobre, la sentencia,

Arnesto: Agora que a Blanca aguardo,
Sancho, no es buena ocasión,
Y por mi reputación
Me detengo acobardo;
Que ésta es la Lonja, y recelo
lo que en Sevilla perdiera
de crédito, si riñera
con ese pobre mozuelo.
Salga mi adorada fiera
de la iglesia; que pretendo
acompañarla, y entiendo
que también don Juan la espera;
que en el suceso veré
lo que puedo hacer en esto.

Jimeno: ¡Ah!, ¡qué a quien se llama Arnesto,
El cielo riquezas dé!
Pero siempre lo verán.
Señor, si quieres ser rico,
en Justino o Federico
trueca el nombre de don Juan;
que la fortuna cruel
siempre al noble aborreció.
Mas al fin, ¿te prometió
Agüero dar el papel?

Juan: Sí, Jimeno.

Jimeno: ¿Y qué le diste?

Juan: Dos doblones que tenía.

Jimeno: ¿Recibiólos?

Juan: No quería.

Jimeno: Mas, en efecto ¿venciste?

Juan: Sí.

Jimeno: Ya sale Blanca hermosa.

Juan: Con su padre. ¡Ah triste suerte!

Sancho: Ya sale.

Jimeno: ¿No has de atreverte?

Juan: La pobreza es tan medrosa,
que aun para la cortesía
falta el ánimo.