La tragedia del padre Arenas

Ficha bibliográfica

Serie: Teatro 143
ISBN ebook: 9788498978599
ISBN papel: 9788496428751
Páginas: 46
Portada: Juan O’Gorman: Retablo de la Independencia
Author:

Etiquetas: , ,

Descripción

La tragedia del padre Arenas es una breve pieza de teatro escrita con un estilo exaltado y casi panfletario. En ella Fernández Lizardi hace una crónica de la historia mexicana de su tiempo.

 

Fragmento de la obra

Acto I

Salón corto, y en él el Comisionado, Arenas y los demás.

Fraile: Sea vuecencia bienvenido
a este reino insolentado.

Comisionado: Con solo haber yo llegado,
presto lo veréis rendido.

Fraile: La gente del septentrión 5
siempre a su rey dócil fue.

Comisionado: Eso ya yo bien lo sé.
Esta fatal rebelión
obra es de cuatro tunantes,
que revestidos de egoísmo, 10
afectando patriotismo,
se han declarado aspirantes.

Fraile: ¡Con qué acierto habla vuecencia!

Otro: Y con más se profiriera
si, por dicha, aquí estuviera 15
en toda la independencia.

Comisionado: Sin haber estado aquí
de todo estoy informado,
porque exacta cuenta han dado
desde México a Madrid 20
nuestros más fieles amigos,
no solo de lo que hicieron,
sino aun de lo que dijeron
nuestros viles enemigos.
Pero como a mi honor toca 25
no proceder de ligero,
recibir informes quiero
y que sean de vuestra boca.
Un pueblo que a ser empieza
libre, siempre es entusiasta, 30
y este entusiasmo nos basta
para malograr la empresa.

Fraile: No dé a vuecencia cuidado
lo que ese axioma publica,
pues aquí se falsifica. 35
No estando civilizado
bastante el pueblo, su empeño
para hacerse independientes
como cosa de insurgentes
siempre parará en un sueño. 40

Comisionado: O no, que están constituidos
con sagacidad y maña.

Fraile: Pero a las leyes de España
están siempre sometidos.

Comisionado: Eso prueba discreción, 45
pues siendo buenas las leyes,
¿qué importa las den los reyes
o las haga una nación?

Fraile: Señor, discreción sería
si supieran distinguir 50
las que pueden convenir
a su país o a monarquía;
mas ellos han admitido
leyes nuestras, que en verdad
era de necesidad 55
las hubieran abolido.