México libre

1.00

ISBN rústica: 9788496290105 SKU: 9788498977899 Categorías: , Etiquetas: , ,

Descripción

La obra teatral México libre es un reflejo de las tendencias políticas mexicanas durante la primera mitad de dicho siglo. Su autor, Francisco Ortega, identificado con el independentismo, fue uno de los primeros autores del romanticismo en México y América. Los autores mexicanos de entonces mezclaron sus filiaciones literarias con sus ideas políticas hasta el pundo de que la mayoría de los liberales eran románticos, mientras los conservadores eran casi siempre neoclásicos. El siglo XIX mexicano estuvo marcado por la guerra de Independencia, la invasión estadounidense, la intervención francesa, la Reforma y el porfiriato.

 

Fragmento de la obra

Escena I

(América, Coro.)

Coro Nuestro clamor atiende;
apresura tu vuelo,
hija del almo cielo,
divina Libertad.

América Suspended vuestro ruego,
y convertidlo en gozo y en sosiego.
Jamás a vuestros padres ha alumbrado
más bello y claro día
que el que Anáhuac hasta ora infortunado
mira rayar con plácida alegría.
La Libertad preciosa,
del alto trono que le alzó el ibero
en la orilla feliz del Manzanares,
ha de venir con ala presurosa
a visitar también vuestros hogares.
Estas cadenas duras
ha de romper su poderoso brazo,
dando fin a mis crueles desventuras.
Haced, oh mexicanos, que no llegue
a alejarse jamás de mi regazo.

Coro Tus leyes nos dicta,
oh, patria querida,
y aun la dulce vida
daremos por ti.
Sufrir ya no es dado
de esclavos el trato,
y nos es más grato
mil veces morir.
América Esa constancia noble y generosa
que nunca ha desmentido
en dos lustros que cuenta
el mexicano audaz de cruda guerra:
ese sagrado fuego
que el patriotismo derramó en su pecho,
y que a pesar de la contraria suerte
en los rudos combates lo ha animado
a arrostrar los peligros y la muerte,
alientan mi esperanza y mi consuelo,
y harán mi dicha cierta con la ayuda
que benigno me ofrece el justo cielo.
Tres siglos su decreto irrevocable
a la coyunda mi cerviz ligara
de la Europa feliz, que protegida
de Palas y de Marte,
dos númenes excelsos y potentes,
vio su poder del orbe respetado
y a mis pueblos sencillos e inocentes
sucumbir a su yugo detestado;
pues aquella nación impone leyes
y humilla altivos reyes
que a los afanes de la guerra dura
sabe hermanar la ciencia y la cultura.