Poemas de Manuel Gutiérrez Nájera

1.00

Book Information

Serie:Poesía 69
ISBN ebook:9788498979961
ISBN papel:9788498168372
Páginas:70
Category:
Author:

Etiquetas: , , ,

Descripción

En 1894 Nájera fundó, junto a Carlos Díaz Dufóo, la Revista Azul que llegó a ser una referencia privilegiada del modernismo en México. De temperamento religioso y sensibilidad romántica, los Poemas de Manuel Gutiérrez Nájera son afines a la concepción romántico-simbolista de la poesía por su rechazo al realismo y al positivismo y su defensa de la utilidad de la belleza en sí, liberada de la moral y la preocupación humanista y social.
Manuel Gutiérrez Nájera dedicó su vida al periodismo. Con seudónimos, como El Duque Job, publicó una extensa obra en prosa de gran importancia para el modernismo en la que destacan sus crónicas a las que infundió un estilo ligero y ameno de gran personalidad expresiva. Escribió además numerosos cuentos y relatos. Hizo asimismo crítica literaria y teatral. Nájera se sentía heredero de la idea del arte por el arte, que en Francia propagara Théophile Gautier, a quien tanto admiró. Sus lecturas de Musset, entre otros, y las del italiano Leopardi, ayudan a comprender la doble vertiente, romántica y parnasista, que marca su poesía.

 

Fragmento de la obra

A UN TRISTE

¿Por qué de amor la barca voladora
con ágil mano detener no quieres
y esquivo menosprecias los placeres
de Venus, la impasible vencedora?

A no volver los años juveniles
huyen como saetas disparadas
por mano de invisible Sagitario;
triste vejez, como ladrón nocturno,
sorpréndenos sin guarda ni defensa,
y con la extremidad de su arma inmensa,
la copa del placer vuelca Saturno.

¡Aprovecha el minuto y el instante!
Hoy te ofrece rendida la hermosura
de sus hechizos el gentil tesoro,
y llamándote ufana en la espesura,
suelta Pomona sus cabellos de oro.

En la popa del barco empavesado
que navega veloz rumbo a Citeres,
de los amigos el clamor te nombra,
mientras, tendidas en la egipcia alfombra,
sus crótalos agitan las mujeres.

¡Deja, por fin, la solitaria playa,
y coronado de fragantes flores,
descansa en la barquilla de las diosas!
¿Qué importa lo fugaz de los amores?
¡También expiran jóvenes las rosas!