Proceso de José Rizal

Ficha bibliográfica

Serie:Historia 617
Portada:Bandera del Katipunan
Categories:,
Author:

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Proceso de José Rizal

En agosto de 1896, la conspiración independentista del Katipunan fue descubierta prematuramente por las autoridades españolas. Andrés Bonifacio y de Castro escapó de las autoridades españolas y el 26 de ese mes, en las afueras de Manila, dio el grito de rebelión.
Rizal, que antes se había negado a liderar la revuelta, se ofreció como voluntario para servir en Cuba como cirujano del ejército, pero fue acusado de traición. Mientras esperaba el juicio, intentó detener la rebelión escribiendo del Katipunan con su «Manifiesto para ciertos filipinos». Esta edición recoge los documentos relacionados con su enjuiciamiento y ejecución.

 

Fragmento de la obra

Manifiesto a algunos filipinos. José Rizal

Paisanos:

»A mi vuelta de España he sabido que mi nombre se había usado entre algunos que estaban en armas como grito de guerra. La noticia me sorprendió dolorosamente; pero, creyendo ya todo terminado, me callé ante un hecho que consideraba irremediable. Ahora percibo rumores de que continúan los disturbios; y por si algunos siguen aún valiéndose de mi nombre de mala ó de buena fé, para remediar este abuso y desengañar á los incautos me apresuro á dirigiros estas líneas, para que se sepa la verdad. Desde un principio, cuando tuve noticia de lo que se proyectaba, me opuse á ello, lo combatí y demostré su absoluta imposibilidad. Esta es la verdad, y viven los testigos de mis palabras. Estaba convencido de que la idea era altamente absurda, y, lo que era peor, funesta. Hice más. Cuando más tarde, á pesar de mis consejos, estalló el movimiento, ofrecí espontáneamente, no solo mis servicios, sino mi vida, y hasta mi nombre, para que usasen de ellos de la manera como creyeren oportuno á fin de sofocar la rebelión; pues convencido de los males que iba á acarrear, me consideraba feliz si con cualquier sacrificio podía impedir tantas inútiles desgracias. Esto consta igualmente.

»Paisanos: He dado pruebas como el que más de querer libertades para nuestro país, y sigo queriéndolas. Pero yo ponía como premisa la educación del pueblo para que por medio de la instrucción y del trabajo tuviese personalidad propia y se hiciese digno de las mismas. He recomendado en mis escritos el estudio, las virtudes cívicas, sin las cuales no existe redención. He escrito también (y se han repetido mis palabras) que las reformas, para ser fructíferas, tenían que venir de arriba, que las que venían de abajo eran sacudidas irregulares é inseguras. Nutrido en estas ideas, no puedo menos de condenar y condeno esa sublevación absurda, salvaje, tramada á espaldas mías, que nos deshonra á los filipinos y desacredita á los que pueden abogar por nosotros; abomino de sus procedimientos criminales y rechazo toda clase de participaciones, deplorando con todo el dolor de mi corazón á los incautos que se han dejado engañar. Vuélvanse, pues, á sus casas, y que Dios perdone á los que han obrado de mala fé.

«Real fuerza de Santiago, 15 de Diciembre de 1896. José Rizal.»

 

Fusilamiento de José Rizal