Quincas Borba

Ficha bibliográfica

Serie:Narrativa 131
ISBN ebook:9788490075739
ISBN papel:9788490075166
Páginas:242
Portada:Thomas Ender: Cuartel em Mataporcos
Traductor:Juan García Gayo
Category:
Author:

Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

Quincas Borba (1891) es una sátira a las teorías científicas y sociológicas de la época, con una visión pesimista, pero diluida por su ingenio irónico. En esta novela Machado explica con más profundidad el «Humanitismo», una seudo-doctrina filosófica formulada por Quincas Borba en Memorias póstumas de Brás Cubas. La obra de Joaquín Machado de Assis se desmarca de la visión romántica con fuerte acento regionalista que caracterizaba la literatura brasileña de su época.

Edición de referencia: Biblioteca Ayacucho.

 

Fragmento de la obra

Capítulo I

Rubión contemplaba la ensenada, eran las ocho de la mañana. Quien lo viera, con los pulgares metidos en el cordón de la bata, ante la ventana de un grana casa de Botafogo, pensaría que admiraba ese pedazo de agua quieta; pero en verdad os digo que pensaba en otra cosa. Cotejaba el pasado con el presente. ¿Qué era él hacía un año? Profesor. ¡Qué es ahora! Capitalista. Se observa, mira las chinelas (unas chinelas de Túnez, que le regaló un amigo reciente, Cristiano Palha), la casa, el jardín, la ensenada, las montañas y el cielo; y todo, desde las chinelas hasta el cielo, todo entra en la misma sensación de propiedad.
—Vean cómo Dios escribe derecho con líneas torcidas —piensa. Si mi hermana Piedad se hubiera casado con Quincas Borba—, que tan solo me habría dado una esperanza colateral. No se casó; ambos murieron, y he aquí que tengo todo para mí: de modo que lo que parecía una desgracia…

Capítulo II

¡Qué abismo existe entre el espíritu y el corazón! El espíritu del ex profesor, avergonzado por aquel pensamiento, dio marcha atrás y buscó otro tema, una canoa que iba pasando; el corazón, sin embargo, se dejó estar, palpitante de alegría. ¿Qué le importaba la canoa ni el remero, que los ojos de Rubión acompañan, bien abiertos? El, el corazón, va diciendo que, puesto que su hermana Piedad tenía que morir, fue mejor que no se casase; podría haber venido un hijo o una hija… ¡Bonita canoa! ¡Mejor así! ¡Qué bien obedece a los remos del hombre! ¡Lo cierto es que ellos están en el cielo!

También te recomendamos…