Tanto es lo de más como lo de menos

Ficha bibliográfica

Serie:Teatro 286
ISBN ebook:9788499534596
ISBN papel:9788498165357
Páginas:146
Portada:Rembrandt: Regreso del hijo pródigo
Category:
Author:

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Tanto es lo de más como lo de menos, tiene la particularidad, entre las obras inspiradas en temas bíblicos, de fundarse no en la narración de un suceso o en la dramatización de un personaje auténtico, sino en la parábola evangélica del hijo pródigo. Tirso de Molina enlaza dicha parábola con la historia de Lázaro, el pobre que comía las migajas del rico avariento.

 

Fragmento de la obra

Jornada primera

(Salen Nineucio, Liberio y Lázaro.)

Nineucio: ¿En fin, en mi competencia
amáis los dos a Felicia?

Liberio: No siempre guarda justicia
el juez que ciego sentencia;
y siendo ciego el Amor,
cuando te venga a escoger
Felicia, por ser mujer,
vendrá a escoger lo peor.

Nineucio: No imagines que me afrento
de tu loca mocedad;
que yerra tu voluntad,
pero no tu entendimiento;
que éste, por torpe que sea,
confesará, aunque forzado,
que no hay hombre afortunado
que el bien que gozo posea.
No hay caudal ni posesión
que en Palestina pretenda
ser réditos de mi hacienda;
casi mis vasallos son
cuantos en Jerusalén
saben mis bienes inmensos,
sus casas me pagan censos,
sus posesiones también.
Desde el Nilo hasta el Jordán
Ceres me rinde tributo;
cada año a Baco disfruto
desde Bersabé hasta Dan.
¿No cubren estas comarcas
vellocinos apacibles
para el número imposibles
respetados por mis marcas?
Los vientos me engendran potros
que brotan aquesos cerros,
en sus crías los becerros
se impiden unos a otros.
A la aritmética afrenta
la suma de mi tesoro,
pues entre mi plata y mi oro
se halla alcanzada de cuenta.
De suerte el planeta real
con diamantes me enriquece
y esmeraldas, que parece
que traigo el Sol a jornal.
Las ondas del mar, si a verlas
llego, son tan liberales,
que en nácares y en corales
me ofrecen púrpura y perlas;
con las unas y otras quiso
honrarme el cielo, que trata
mi dicha, visto escarlata,
gasto cambray, rompo biso.
Mi mesa es la cifra y suma
donde el gusto no preserva
desde el árbol a la hierba,
desde la escama a la pluma.