Valor, agravio y mujer

Ficha bibliográfica

Serie:Teatro 98
ISBN ebook:9788498169584
ISBN papel:9788496428065
Páginas:130
Portada:Errol Flynn en Aventuras de Don Juan
Categories:,

Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

En Valor, agravio y mujer, Leonor pretende recobrar su honra ante Don Juan. Éste le ha prometido matrimonio y no ha cumplido su promesa. En venganza Leonor se viste con atuendos masculinos, técnica común en el teatro de su tiempo, se oculta bajo el falso nombre de Leonardo, y persigue a Don Juan.
En Valor, agravio y mujer Leonor pretende recobrar su honra ante Don Juan. Éste le ha prometido matrimonio y no ha cumplido su promesa. En venganza Leonor se viste con atuendos masculinos, técnica común en el teatro de su tiempo, se oculta bajo el falso nombre de Leonardo, y persigue a Don Juan.
Ana Caro critica las costumbres de su época y la posición que ocupan las mujeres en el orden social, y parodia el mito erótico de Don Juan ridiculizándolo.

 

Fragmento de la obra

Jornada primera

(Han de estar a los dos lados del tablado escalerillas vestidas de murta, a manera de riscos, que lleguen a lo alto del vestuario. Por la una de ellas bajen Estela y Lisarda, vestidas de cazadoras, con venablos. Fingiránse truenos y torbellino al bajar.)

Lisarda: Por aquí, gallarda Estela,
de ese inaccesible monte,
de ese gigante soberbio
que a las estrellas se opone,
podrás bajar a este valle
en tanto que los rigores
del cielo, menos severos
y más piadosos, deponen
negro encapotado ceño.
Sígueme, prima.

Estela: ¿Por dónde?
¡Qué soy de hielo! ¡Mal hayan,
mil veces, mis ambiciones!
Van bajando poco a poco y hablando
¡Y el corzo que dió, ligero,
ocasión a que malogren
sus altiveces, mi brío,
mi orgullo bizarro, el golpe
felizmente ejecutado!
Pues, sus pisadas veloces
persuadieron mis alientos
y repiten mis temores.
¡Válgame el cielo! ¿No miras
cómo el cristalino móvil
de su asiento desencaja
las columnas de sus orbes?
Y, ¿cómo turbado el cielo,
entre asombros y entre horrores,
segunda vez representa
principios de Faetonte?
¿Cómo, temblando sus ejes,
se altera y se descompone
la paz de los elementos,
que airados y desconformes
granizan, ruidosos truenos
fulminan, prestos vapores
congelados en la esfera
ya rayos, ya exhalaciones?
¿No ves cómo, airado Eolo,
la intrépida cárcel rompe
al Noto y Boreas, porque,
desatadas sus prisiones,
estremeciendo la tierra
en lo cóncavo rimbomben
de sus maternas entrañas
con prodigiosos temblores?
¿No ves vestidos de luto
los azules pabellones,
y que las preñadas nubes,
caliginosos ardores
que engendraron la violencia,
hace que rayos se aborten?
Todo está brotando miedos,
todo penas y rigores,
todo pesar, todo asombro,
todo sustos y aflicciones.