Viajes por España

3.00

Book Information

Serie:Historia-Viajes 11
ISBN ebook:9788498970913
ISBN papel:9788498163865
Páginas:180
Portada:Plano de la Alhambra
Categories:,
Author:

Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

Viajes por España. Pedro Antonio de Alarcón

Madrid, Establecimiento Tipográfico Sucesores de Rivadeneyra, 1918.

 

Fragmento de la obra

«Una visita al Monasterio de Yuste

I
Si sois algo jinete (condición sine qua non); si contáis además con cuatro días y treinta duros de sobra, y tenéis, por último, en Navalmoral de la Mata algún conocido que os proporcione caballo y guía, podéis hacer facilísimamente un viaje de primer orden —que os ofrecerá reunidos los múltiples goces de una exploración geográfico-pintoresca, el grave interés de una excursión historial y artística, y la religiosa complacencia de aquellas romerías verdaderamente patrióticas que, como todo deber cumplido, ufanan y alegran el alma de los que todavía respetan algo sobre la tierra… Podéis, en suma, visitar el Monasterio de Yuste.
Para ello… (suponemos que estáis en Madrid) empezaréis por tomar un billete, de berlina o de interior, hasta Navalmoral de la Mata, en la «Diligencia de Cáceres» —que sale diariamente de la calle del Correo de ésta que fue corte, a las siete y media de la tarde.
La carretera es buena por lo general, y en ningún paraje peligrosa. Pasaréis sucesivamente por la Dehesa de los Carabancheles, donde los Artilleros tenían establecida su muy notable Escuela práctica —por las Ventas de Alcorcón y por Alcorcón mismo, que es como si dijéramos por el Sèvres de los actuales madrileños—; por Móstoles, donde os acordaréis de su órgano y de su célebre alcalde del año de 1808; por Navalcarnero, uno de los principales lagares que surten de peleón a Madrid; por Valmojado, que nada tiene de mojado ni de valle, pues ocupa un terreno muy alto y arcilloso; por Santa Cruz del Retamar, abundante en fiebres intermitentes y en carbones; por Maqueda, todavía monumental hoy, cuanto poderosa en la antigüedad romana y en tiempos de nuestra doña Berenguela —y, en fin, por Santa Olalla, patria del historiador Alvar Gómez de Castro y del predicador Cristóbal Fonseca, ambos insignes varones y literatos—; con lo cual, al amanecer (dado que viajéis, como os lo aconsejamos, en primavera o en otoño), os encontraréis en Talavera de la Reina, confirmada (supongo) recientemente con el nombre de Talavera de la República federal.