Vida de Carlos III

Ficha bibliográfica

Serie: Historia 180
ISBN ebook: 9788498976380
ISBN papel: 9788498161502
Páginas: 308
Portada: Andrés de la Calleja: Retrato de Carlos III
Category:Historia
Author:Carlos Gutiérrez de los Ríos
Categorías: Cultos modernos, Historia Etiquetas: España, Siglo XVIII

Descripción

Vida de Carlos III. Carlos Gutiérrez de los Ríos

 

Fragmento de la obra

Capítulo I

Desde su nacimiento hasta la conquista de los Reinos de Nápoles y Sicilia.
Después de haber superado gloriosamente nuestro monarca, el señor don Felipe V, todos los obstáculos que se opusieron a sus justos derechos a la Corona de España, y de haber asegurado la sucesión a esta monarquía con dos hijos, Luis y Fernando, nacidos de una princesa de Saboya que, por sus virtudes, talento y conducta debiera haber sido inmortal, quiso la Providencia probar la constancia y resignación de este gran monarca arrebatándola de su lado.
No obstante el justo dolor que ocasionó a este Soberano su pérdida, haciendo nuevamente uso de aquella firmeza que tenía tan acreditada a la nación entera en las fatigas de una larga y penosa guerra, creyó no deberla exponer nuevamente a otra igual, dejando abandonada la sucesión de la Corona a las vidas de solo dos tiernos hijos, y resolvió contraer nuevo matrimonio con la princesa heredera de Parma, doña Isabel Faunesco, reuniendo por este medio a los derechos que la Corona de España tenía a la de Portugal los de la augusta casa de Faunesco, superiores aún a los de Felipe II y a los de la casa reinante de Saboya.
El tiempo acreditó la justa previsión y prudencia de esta determinación, pues, aunque los dos hijos primeros del señor Felipe V tomaron estado y reinaron con la denominación de Luis I y de Fernando el VI, ni uno ni otro dejaron sucesión alguna, y por su falta se hubieran seguido nuevamente a la España los mayores males. Aunque los hijos de los reyes son por lo común una carga al Estado, ésta puede disminuirse en beneficio suyo, empleándolos en su servicio, lo cual no debe temer en el día un gobierno prudente y firme, a quien será imposible evitar las malas resultas de la falta de sucesión.
Quiso, pues, la divina providencia precaverlas, concediendo una sucesión numerosa a nuestra segunda reina, doña Isabel Faunesco, cuyo primogénito el señor Infante don Carlos, había destinado el cielo para defendernos de tantos males, para restablecer un Reino extinguido después de doscientos años, y para reinar y hacer felices por el espacio de cincuenta y cuatro los pueblos de Italia, España y América, que vivieron bajo su justa y benéfica dominación.
1716. Nació el Infante don Carlos en Madrid, el día 20 de enero de 1716, y educado con el cuidado y esmero correspondiente, se mantuvo al lado de sus padres, acompañólos en el viaje que hicieron a Badajoz para efectuar en el río Caya, en una casa de madera construida sobre él a este fin, los desposorios del señor don Fernando el VI, su hermano, entonces príncipe de Asturias, con la serenísima señora doña Bárbara de Portugal, hija del rey don Juan V. Este monarca con toda su corte se transfirió igualmente a aquel punto de reunión del Caya en que ambas familias R.ls de España y Portugal se vieron unidas por la primera vez, después de tantos años de enemistad y desconfianza. Parece que el cielo destinó al Infante don Carlos para presenciar desde sus primeros años objetos análogos a la bondad de su corazón y al constante deseo que tuvo toda su vida de reunir el género humano, considerándole como un solo individuo, para amarle y anhelar su felicidad.